Flequillo sí o no. Siempre el mismo dilema. Quizás lo hayas querido durante muchos meses, o años, pero nunca te hayas atrevido a hacerlo. ¿Me quedará mal? ¿Cuánto tendré que esperar a que crezca? ¿Me lo corto recto o de lado?

Ahora que estamos en cuarentena, es posible que estos pensamientos hayan asaltado tu cabeza y que definitivamente, sí, de verdad, quieras hacerte ese cambio de imagen que tanto habías querido. El confinamiento te ha servido para aunar fuerzas y decidirte a probar este corte, a tapar tu frente y darle a tu rostro un toque más encuadrado pero elegante.

Antes de cortártelo, es imprescindible que te imagines cómo será el resultado, para no arrepentirte nada más utilizar la tijera. Puedes probar a ponerte algún mechón más largo sobre la frente y mirarte al espejo. Si te convence, adelante. Si no estás muy convencida, puedes dejarlo para otro momento o atreverte y cortarte el flequillo.

Este corte de pelo favorece a rostros largos, ovalados y angulosos en la barbilla. El flequillo encuadrará la cara y así parecerá menos alargada. Por otro lado, el flequillo es el corte de pelo ideal para las personas que tienen la frente ancha o larga y la nariz puntiaguda, porque ayuda a suavizar los rasgos.

Sin embargo, si tienes poca cantidad de pelo o es muy rizado, el flequillo no es para ti. Este corte de pelo tampoco quedará muy bien si tienes la frente o la cara pequeña, porque desaparecerá tras el flequillo. Por otra parte, este corte de pelo no es aconsejable para las personas que tienen remolinos en el nacimiento del cabello, porque será muy difícil peinarlo después.

Si estás decidida y quieres aprender cómo cortarte el flequillo, adelante. En el vídeo de la parte de arriba tienes los pasos a seguir para obtener el cambio de imagen deseado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Estos son los errores más habituales que cometes con tu pelo

Cómo recogerte el pelo para simular un cambio de look