La buena noticia es que existen algunos tratamientos en el mercado para mejorar el aspecto de pecho y escote sin cirugía, y la mala es que nunca van a ser tan efectivos como una cirugía de mamas, pero sí mucho más naturales. También es cierto que si además de invertir en algún tratamiento reafirmante sin cirugía de los que encontramos en el mercado, incorporamos algunos pequeños gestos, el aspecto de nuestro pecho y escote mejorará considerablemente. Estos son algunos de ellos.

Un chorro de agua fría en el escote

Hay que acostumbrarse a hacerlo a diario, no solo en el escote sino en todo el cuerpo, pues tonifica, mejora la retención de líquidos y la tersura de la piel.

Utiliza una crema específica

Tanto en el pecho como el escote debes usar una crema específica que reafirme e hidrate. Hay numerosas marcas en el mercado, algunas de las cuales prometen resultados milagrosos. No les hagas caso. Las cremas no van a acabar con la flacidez de un plumazo, pero sí mantendrán hidratada la zona, evitarán la aparición de estrías y mejorarán el aspecto de pechos y escote. Nuestro consejo es que las adquieras siempre en la farmacia y escojas una que se adecúe a las características de tu piel.

Sí al ejercicio

Ya puedes hacerte con unas pesas (bastarán unos dos kilos por cada brazo para empezar) y realizar ejercicios específicos para hombros y pectorales. Sí eres constante y vas aumentando el peso a medida que te sientas más fuerte, verás como notas enseguida los resultados. Puedes utilizar tutoriales de Youtube específicos para fortalecer el pectoral y, por supuesto, recurrir a los clásicos: ponte a tope con las flexiones y verás qué pronto notas los pechos más definidos y firmes. Procura convertir estos ejercicios en parte de tu rutina diaria, y hacerlos todos los días durante 5 o 10 minutos al levantarte.

Radiofrecuencia

Esta técnica mejora notablemente el aspecto de unos pechos caídos, sin necesidad de cirugía y de forma totalmente inocua. Se trata de un tratamiento antiaging que devuelve tersura a nuestro escote, del que necesitaremos varias sesiones para empezar a notar los resultados. Podemos empezar con entre 5 y 10 sesiones seguidas y después continuar con un mantenimiento de una sesión al mes. Si tus pechos han perdido cierta firmeza pero aún tienen volumen, lo vas a notar bastante.

Masajes reafirmantes

Mejoran la circulación sanguínea en la zona y el aspecto de la piel gracias al uso de cremas o aceites. Aunque es mejor ponerse en manos de un profesional, siempre puedes hacerlos tú misma en casa o pedir a tu pareja (o a quien te parezca) que te los haga. Bastará una vez a la semana para mantener tus pechos en forma.

Mesoterapia virtual

Al contrario que la mesoterapia convencional, que requiere agujas y pinchazos, la mesoterapia virtual es indolora y agradable. Funciona mediante electroporación, que es la emisión de una corriente de baja intensidad que abre los poros de la piel y permite que los principios activos reafirmantes, voluminizadores y regeneradores penetren en la piel de los senos, muy delicada.

Utiliza el sujetador adecuado

Asegúrate de comprar la talla adecuada –recuerda que una cosa es el contorno de espalda, que viene determinado por el número, y otra es el contorno de pecho, que lo marca la letra–, de que los tirantes no sean ni demasiado largos ni demasiado cortos, sino que mantengan los pechos en su sitio, y que te recojan bien. No hablamos solo de la estética, sino de que tus pechos estén convenientemente sujetos durante todo el día y por tanto no se caigan.

Sujetador para dormir

Escoge un tipo de sujetador sin aros o costuras que te molesten, pero intenta dormir con sujetador para evitar que los pechos se te deformen y te salgan arrugas en el escote. En el mercado existen sujetadores específicos para este menester, aunque uno de calidad sin aros ni costuras será más que suficiente. Si estás acostumbrada a dormir sin sujetador, probablemente te cueste un poco los primeros días, pero te acostumbrarás enseguida.

Hilos tensores

La colocación intradérmica de hilos tensores produce un efecto lifting inmediato. Se aplican en una sola sesión de unos 30-60 minutos y sus efectos duran entre 1 y 2 años. Los hilos son invisibles e imperceptibles al tacto, y su efecto lifting tiene lugar en dos vertientes: por un lado se tensan los tejidos y por el otro se induce la génesis de colágeno y elastina.

Una correcta posición corporal

Mantener la espalda recta es fundamental para mantener el pecho elevado y terso. Asegúrate de tener una posición corporal correcta, con la espalda recta y los hombros firmes, evitando echarlos hacia delante. Una buena manera de conseguirlo es apuntarte a yoga o pilates, ideales para mejorar la posición corporal.