Ilustración del rover Perseverance de la NASA con los instrumentos a bordo.

Publicidad

Marte

La recreación de la llegada a Marte del rover Perseverance de la NASA con tecnología española

El rover de la NASA, Perseverance, aterrizará mañana a las 21:55 hora nacional. Está compuesto por varios sistemas de tecnología española, entre ellos, MEDA, un analizador de la dinámica ambiental de Marte. Cuando Perseverance aterrice en Marte, constituirá la tercera estación medioambiental española operativa en el planeta, lo que sitúa a España en una posición privilegiada en la exploración espacial.

El rover de la NASA Perseverance llegará muy pronto a Marte. Tras siete meses y 470 millones de kilómetros después de partir del Cabo Cañaveral en Estados Unidos, Perseverance “amartizará” en Marte mañana a las 21:55 hora española, y será el quinto Rover de la NASA en llegar a Marte, con sus predecesores, Sojourner (1997), Spirit y Opportunity (2004) y Curiosity (2012).

Algo se distingue en Perseverance y es que la ciencia española está jugando un papel muy importante que determinará futuros viajes tripulados al planeta Marte. Este dispositivo tiene tres objetivos: buscar señales de antigua vida, dar soporte a futuras misiones tripuladas, y recoger muestras de roca y sedimentos para enviarlo a la Tierra en 2026. Todo para una misión conjunta con la ESA, la agencia espacial europea.

Para conseguir estos objetivos marcados, el Rover ha sido equipado con los mejores instrumentos tecnológicos. Uno de ellos se llama MEDA y es un analizador de la dinámica ambiental del planeta rojo. Ha siso desarrollado por por el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), con participación de Alter Technology, Airbus, Alter Technology, Airbus CRISA, y AVS entre otras empresas, y que está encargado de caracterizar el clima de Marte, lo que es muy necesario para realizar los viajes tripulados. Este instrumento pertenece al programa de exploración humana, no al programa científico de exploración del planeta rojo. Así lo explicaba a EFE José Antonio Rodríguez Manfredi, investigador principal de MEDA y responsable ante la NASA del instrumento y de los descubrimientos que este pueda hacer.

¿Cómo funciona MEDA?

MEDA (Mars Environmental Dynamics Analyzer) es, como se define anteriormente, un analizador de la dinámica ambiental de Marte. Una estación de última generación que es capaz de obtener resultados y medidas de la dirección y velocidad del viento, la presión atmosférica, humedad, radiación solar ultravioleta, temperatura del suelo y el aire, y las propiedades del polvo. Y por si fuera poco, cuenta con una cámara para capturar imágenes del cielo. Cuando MEDA aterrice en Marte, constituirá la tercera estación medioambiental española operativa en el planeta.

Las anteriores son TWINS (de la misión InSight de la NASA) y REMS (que opera desde el Curiosity). Estas operaciones también fueron lideradas por el equipo de Manfredi del INTA-CAB. Manfredi declaraba ante esto diciendo que “contar con tres estaciones en tres ubicaciones distintas con tecnología afín y controladas por nosotros, es como tener una mini red meteorológica, y eso nos va a proporcionar modelos de predicción meteorológica del planeta, que es algo realmente interesante. Pueden parecer pocas pero es un primer paso y esto "sitúa a España en una posición privilegiada”, haciendo referencia a la exploración espacial.

Estos parámetros medidos por MEDA ayudarán a conocer el clima del planeta rojo. "Esta misión pesa poco más de una tonelada y, sin embargo, su aterrizaje estará precedido por siete minutos de terror e incertidumbre porque, durante este tiempo, el rover estará sometido a vientos y condiciones atmosféricas que determinarán el éxito del amartizaje” ha explicado el investigador. Además, las misiones del futuro serán entre 15 y 20 veces más pesadas y llevarán vidas humanas, por lo que, “conocer la atmósfera espacial es una información clave para cualquier agencia espacial”, para saber si el proceso de entrada una nave tripulada es seguro.

El rover Perseverance tiene más tecnología española. Se trata de 'SuperCam', un sistema de calibración que mezcla técnicas espectroscópicas y de imagen, situadas en el superior del mástil y con ella se puede observar rocas y superficies lejanas y establecer su composición química y mineralógica. Este sistema fue creado por un consorcio de universidades españolas lideradas por la Universidad de Valladolid.

Además, 'SuperCam' cuenta con la colaboración de un grupo de investigación IBeA de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Estos investigadores se ocuparán del calibrado de los instrumentos de esta 'SuperCam' que porta el explorador. Se trata de siete investigadores que están oficialmente reconocidos como miembros de Grupo de Ciencia de la misión Mars2020, según ha informado la Universidad del País Vasco. Juan Manuel Madariaga, profesor que dirige el IbeA, se dedicará al calibrado de los instrumentos de la 'Supercam' que porta el Perseverance y que, como dijimos anteriormente, examinarán las rocas y suelo de la superficie de Marte.

Los investigadores de la UPV, que llevan trabajando en la misión desde 2015, explicaron que su trabajo consistirá en la interpretación de los resultados que lleguen día a día. AVS ha reforzado dos elementos del robot: los sensores del instrumento MEDA, que medirán la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la humedad relativa, la temperatura ambiente y la radiación solar, y la SuperCam, que examinará roca y suelos con una cámara, láser y espectrómetros desde una distancia de más de siete metros.

También habrá una antena desarrollada por Airbus Defense and Space and Sener Aerospacial permitirá comunicaciones directas de alta velocidad con nuestro planeta Tierra.

¿Cómo hará el aterrizaje en Marte?

Se llevará a cabo en el cráter Jezero, de 49 kilómetro al norte del ecuador marciano. En ese lugar, en algún momento hace entre 3.000 y 4.000 millones de años hubo el delta de un río. Por lo que se convierte en un lugar perfecto para posibles trazas de vida. Además, ya que está cerca del ecuador, las temperaturas son más cómodas y el investigador declaraba que, al ser un cráter, "pensamos que con relativo poco esfuerzo podremos coger unas muestras que hasta la llegada del meteorito estaban en el interior del planeta y tras la explosión salieron despedidas a la superficie”.

Publicidad