181

Publicidad

Coronavirus Málaga

Un pueblo de Málaga regala un jamón y dos botellas de vino a los vecinos por mantener a la localidad libre de coronavirus

El Ayuntamiento de Salares, en Málaga, ha querido reconocer el comportamiento ejemplar de sus vecinos contra el coronavirus regalándoles una pata de jamón y dos botellas de vino.

Es difícil encontrar una localidad en España que este exenta de algún contagio por coronavirus. Sin embargo, en Salares, una pequeña localidad de Málaga ese hecho se ha producido durante los últimos meses.

Los vecinos de este pequeño pueblo de 169 habitantes han sido un ejemplo en la lucha contra el coronavirus, por eso el Ayuntamiento no ha dudarlo en premiarles por su responsabilidad. Todos los habitantes del pueblo han recibido por cortesía del Ayuntamiento, una pata de jamón y dos botellas de vino.

Por supuesto, todos los habitantes de esta localidad están más que agradecidos por el regalo. Es verdad que no les ha tocado la lotería, sin embargo, todos los vecinos están libres de coronavirus, por eso en sus casas esta Navidad podrán disfrutar de un buen jamón y dos botellas de vino.

El Ayuntamiento ha destinado el presupuesto de las fiestas para el regalo

"Los mayores salen mucho menos a la calle, las reuniones de antes ya no existen y la gente se ha concienciado de que toca quedarse en casa", asegura el alcalde de la localidad malagueña.

Los residentes aseguran que estar lejos de la sierra, fuera de todas las aglomeraciones les ha favorecido para disfrutar de una Navidades libres de coronavirus y poder así recibir un gran regalo en sus mesas.

El Ayuntamiento ha querido destinar el presupuesto de las fiestas que no pudieron celebrarse para realizar este regalo, han invertido unos 2.500€ aproximadamente.

"Creo que es un reconocimiento merecido", afirma una vecina de la localidad. Como era de esperar, la mayoría de los vecinos no esperaban un premio así: "No me lo esperaba, a ver si el próximo año pueden darnos todavía más", ha concluido una residente del pueblo.

Publicidad