36.224000

Publicidad

La joven asegura que el personal de la discoteca ignoró la situación

Protesta en la puerta de la discoteca valenciana por la violación de una joven

Un grupo de jóvenes se reunió la pasada noche del jueves a las puertas de la discoteca Indiana, en Valencia, en repulsa por la violación a una joven en los aseos del local la semana pasada. Dos de los jóvenes sospechosos ya han sido arrestados y enviados a prisión provisional sin fianza.

La protesta se celebró en la entrada del local ubicado en el centro de la capital valenciana, después de que dos de los jóvenes sospechosos fueran detenidos y enviados a prisión. La policía sigue buscando a los otros dos chicos involucrados en la agresión.

Esta protesta forma parte de una serie de manifestaciones que se han organizado a través de las redes sociales, donde el incidente ha tenido una gran repercusión. Incluso, una joven ha decidido contar la situación que vivió el año pasado en esta misma discoteca con sus amigas, en las que una persona de seguridad se dirigió a ellas con comentarios como "¿Eres virgen? Te has tocado ya? ¿Tienes 18? Si no, no pasa nada, me enseñas el escote" o "¿Quieres que te deje salir con chicos de la discoteca o vas a ser una buena chica?".

La discoteca, concurrida especialmente esa noche por los ‘Jueves Universitarios’, decidió cerrar el local en solidaridad con la víctima y colocar un cartel en la pantalla del local donde se podía leer ‘Tolerancia 0 a las agresiones sexuales’. Los manifestantes, por su parte, también pegaron carteles en la puerta con frases como ‘Machismo también es terrorismo’ o ‘Mi cuerpo no es mercancía’.

La agresión sexual se perpetró la pasada madrugada del domingo cuando una joven, de 18 años, trataba de ir al baño de la discoteca valenciana 'La Indiana'. Un grupo de jóvenes, a los que no conocía, comenzaron a increparla e insistirle para entrar al baño de chicos. Tras negarse, los cuatro jóvenes la rodearon y la bloquearon contra la pared, provocando la primera agresión sexual. La chica asegura que gritaba y la gente que pasaba por allí sabía lo que estaba ocurriendo, pero lo ignoraba.

Después, dos de ellos, de 22 y 25 años, la metieron en un váter del aseo masculino y consumaron dos violaciones más cada uno. La joven fue descubierta por una amiga que no dudó en alertar a la policía sobre lo ocurrido. Después, los sospechosos fueron identificados y enviados a prisión provisional sin fianza.

La joven asegura que incluso que el personal de seguridad y de limpieza presenció lo ocurrido pero tampoco le prestó ayuda. La discoteca, por su parte, ha querido desmentirlo y señala que "Nuestro personal siempre actúa de la forma más diligente posible y da aviso a los cuerpos de seguridad cuando se producen comportamientos contrarios al orden público".

Publicidad