Patricia Ramírez, la madre del pequeño de 8 años asesinado el año pasado en Almería, apenas ha podido contener la emoción durante el largo encuentro que los padres han tenido con periodistas el día en el que se cumple un año de la desaparición del niño."Si nos centrásemos en la rabia y la venganza, se hablaría de ella y ganaría otra partida", ha señalado la madre del pequeño Gabriel Cruz refiriéndose a Ana Julia Quezada.

Patricia Ramírez, con la bufanda azul al cuello y siempre mostrando apoyo al padre del niño, ha asegurado que esperan que no se hagan juicios paralelos y desea para Ana Julia, imputada en el crimen, una "sentencia justa que nos lleve a que esta mujer nunca más haga daño a nadie".

"No puede ser que seamos nosotros los que tiremos tierra sobre nuestro propio tejado, hay que hacer justicia a Gabriel y que esa mujer no haga daño a nadie más", ha apuntado Patricia. La madre también ha añadido que para que exista perdón tiene que haber "arrepentimiento real" y que no ha visto en Quezada una "sola pizca de arrepentimiento", porque "no es capaz de arrepentirse, no tiene esos sentimientos".

La madre de Gabriel, al que se conoció como pescaíto, está convencida su convencimiento de que el crimen de su hijo "tiene que ver" con la muerte de la primera hija de Ana Julia en 1996 y ha anunciado que van a solicitar que se incorporen las pesquisas efectuadas en Burgos por unos hechos que ya han prescrito.

Patricia ha reconocido que ha tenido que abandonar su casa y que, de momento, no ha podido volver a trabajar.