Los ruidos de los niños correteando por los pasillos, sus risas y sus gritos vuelven a inundar los colegios. Sus mochilas se llenan de libros, estuches, y cuadernos a estrenar con los protagonistas de sus dibujos favoritos envolviendo todo el material escolar mientras se visten con sus camisetas y pantalones recién comprados. Esta es la realidad que todo padre querría que su hijo viviese nada más llegar septiembre, pero para muchos la vuelta al cole se convierte en una ‘cuesta’ difícil de terminar.

Más de 2,2 millones de niños se encuentran en riesgo de pobreza en España, lo que se traduce en un 28,1% de los menores de 16 años. De estos, un 15,5% están en riesgo de pobreza severa, siendo nuestro país el tercero de Europa, solo superado por Bulgaria y Hungría. Pese a los alarmantes datos, somos el país que menos porcentaje del PIB dedica a las prestaciones monetarias para familias e infancia: un 0,5%, menos de un tercio de la media europea.

El número de niños en riesgo de pobreza infantil severa en España es el doble de la media de la Unión Europea | Antena 3 Noticias

Sus familias no pueden permitirse cosas tan básicas como unas pequeñas vacaciones, comer pescado o carne cada dos días. Si ya el día a día está lleno de baches, la vuelta al cole se presenta como un escollo difícil de afrontar. Se calcula que las familias deben abonar hasta 409 euros por hijo. Comprar una mochila o renovar los libros son un gasto inasumible para muchos de sus bolsillos. Pero estos problemas, presentes desde el primer momento del nuevo curso, se van arrastrando a lo largo del año, e incluso, acrecentándose.

Ya en el verano, la realidad que viven los niños más pobres es muy diferente a la de aquellos con más recursos. "Los niños que están en situación de pobreza se quedan en sus casas durante las vacaciones de verano, por lo que para ellos el olvido veraniego es mucho más importante", denuncia Gabriela Jorquera, especialista en pobreza y exclusión del departamento de políticas de infancia de Save the Children, quien apunta a que esta diferencia ya origina una 'brecha'entre alumnos nada más empezar el curso.

La vuelta al cole no es igual para todos: más del 30% de los niños en riesgo de pobreza abandonan prematuramente la escuela.

En el inicio de las clases esta desigualdad continúa en más aspectos que poco a poco van marcando el futuro de estos niños.. "Son necesidades muy importante para el desarrollo escolar de los niños", señala Jorquera. "El quedarse fuera de actividades como excursiones tienen unas repercusiones no solo educativas, sino también emocionales". La desigualdad en el acceso a la cultura y la 'brecha' educacional que va aumentando a lo largo de los años lleva a que más de un 30% abandonen prematuramente la escuela.

También podemos observar grandes diferencias a lo largo del territorio español. Extremadura es la comunidad autónoma con más riesgo de pobreza infantil de España, ya que alcanza al 52,3% de los menores de edad, casi cinco veces más que Navarra, que supera ligeramente el 11% y es la región con el índice más bajo, según el 'Mapa de la pobreza infantil', de la consultora española AIS Group. Tras Extremadura, este estudio sitúa en segunda posición a Andalucía como la comunidad con mayor riesgo de pobreza infantil, ya que afecta al 40,6% de sus menores. Por tanto, nacer en un sitio u otro de España ya puede llegar a determinar el futuro de muchos de estos niños.

Cáceres y Badajoz son las provincias que más tasa de pobreza infantil presentan en nuestro país. | Antena 3 Noticias

Las organizaciones demandan que es necesario aumentar las ayudas por parte de la Administración Pública para paliar esta lacra social, como la prestación por hijo a cargo, que se presenta insuficiente. En los casos de pobreza severa, es de tan solo 341 euros anuales y un poco más alta en los casos más graves, que asciende a 588 euros. Una "anomalía" dentro de Europa, según Jorquera, quien afirma que en países como Alemania la prestación asciende a los 200 euros mensuales. "Somos el país que menor capacidad tiene para reducir la pobreza en los niños", asegura la experta. Las ayudas a comedor que proporcionan muchas Comunidades Autónomas o los libros que prestan para el nuevo curso escolar son medidas insuficientes para la realidad que se atraviesa nuestro país. En Save The Children apuestan por un aumento de la prestación por hijo de hasta 1.200 euros al año.

Desde la crisis económica, los niños se han vuelto en uno de los mayores grupos de riesgo de exclusión social en España. Los datos ya eran inquietantes antes de 2008, y, aunque haya habido una leve mejoría en los últimos años, no hemos llegado a los niveles previos de la crisis. El Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil señala que la renta de estos hogares ha sufrido una caída de hasta un 23%, mientras que la de las familias con más recursos ha experimentado un crecimiento de hasta el 10,5%.

Los pronósticos no vislumbran un mejor escenario. Para 2030 1 de cada 4 niños seguirán siendo pobres. Ellos son el futuro, pero para contar con un futuro halagüeño hay muchos deberes por hacer.