La activista medioambiental sueca Greta Thunberg

Publicidad

Está en América y la reunión será en Madrid

El Gobierno invita a Greta Thunberg a participar en la Cumbre del Clima "de forma remota"

La joven activista está en América, pero al trasladarse la reunión a Madrid ha pedido ayuda para cruzar el Atlántico en un transporte libre de emisiones a la atmósfera.

En resumen

  • La cumbre costará unos 60 millones de euros
  • Se espera un retorno de 100, según el Gobierno

El Gobierno de España ha propuesto a la joven activista sueca Greta Thunberg (16 años) que participe de forma remota en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que acoge Madrid en diciembre con mandatarios de todo el mundo, ya que la ecologista no se desplaza en avión y no llegará a tiempo al encontrarse en América. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, avanzó que ya se ha puesto en contacto con “personas próximas a Greta Thunberg” para facilitar su participación en la COP25, que se celebra a partir del 2 de diciembre en Madrid ante las protestas que asolan a Santiago de Chile, donde iba a desarrollarse tras la renuncia de Brasil a acoger la cumbre.

En el barco de Pierre Casiraghi

La joven activista, que lidera el movimiento mundial de jóvenes por el clima ‘Fridays for Future’, iba a participar en Chile pero, finalmente, la conferencia fue trasladada a la capital de España por la inestabilidad del país. Para ello, la joven había cruzado el Atlántico en verano a bordo del barco del hijo de Carolina de Mónaco, Pierre Casiraghi, que tiene un velero “sostenible”. Ahora que la conferencia de la ONU se celebra en Europa, la joven debía regresar -Thunberg partió de Reino Unido- sin hacer uso de medios contaminantes. “Parece que el Atlántico Norte en esta época del año no es fácilmente transitable”, dijo la ministra Ribera, que dos semanas atrás ofreció ayuda a la joven para que esté presente en la cumbre, que reunirá a 20.000 personas entre científicos, activistas y mandatarios de todo el mundo. “Le hemos ofrecido, en todo caso, que si no puede trasladarse, con mucho gusto facilitaríamos una participación si ella lo desea en alguna de las sesiones de forma remota. Por tanto, estamos a la espera y sabemos que están evaluando las distintas opciones. Por ahora, fundamentalmente el problema es sobre el modo de transporte”, explicó la ministra a los periodistas.

Montaje en tiempo récord por 60 millones

La Cumbre del Clima (COP25) que se celebrará en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre costará unos 60 millones de euros y su impacto económico en toda la comunidad rondará los 100 millones, según el Gobierno. Se desarrollará en la Feria de Madrid (Ifema) entre el 2 y el 13 de diciembre, se trata de la reunión anual más importante en torno al clima y congrega a líderes climáticos y gubernamentales de todo el mundo para coordinar la acción climática a nivel global. Este año, el Gobierno español -que coordina la cumbre junto a Chile, que ostenta la Presidencia de la COP25- dispondrá un espacio dedicado exclusivamente a los jóvenes y que estará activo de forma paralela al desarrollo de la conferencia de la ONU. “Es una oportunidad para movilizar a la sociedad civil, porque la acción climática debe ser facilitada por los gobiernos, pero involucra a los actores de cualquier sociedad”, dijo Ribera. Y es que “ha sido un año en el que hemos escuchado con claridad la voz de los ciudadanos reclamando más acción basada en la ciencia y reivindicando la justicia climática. Hay que materializar los mensajes de la calle en respuestas concretas que vayamos incorporando”, por lo que “España pretende brindar un espacio donde la sociedad civil asuma el liderazgo”, explicó la ministra. “Los jóvenes van a tener una participación clave”, añadió, ya que Madrid pretende congregar a alrededor de 1.500 jóvenes de movimientos climáticos de todo el mundo y que tenían previsto reunirse en Valparaíso durante la cumbre. De esta manera, España facilitará su participación y acogida. La COP25 contará con varios espacios. El principal será de 75.000 metros cuadrados para la conferencia en sí, un espacio bajo la custodia de Naciones Unidas, que se encargará de la seguridad y la organización. De forma paralela, habrá otros 13.000 metros cuadrados para asistentes y reuniones, así como una zona para jóvenes o para la sociedad civil organizada (ONG). En total serán cien mil metros cuadrados disponibles para el desarrollo de la cumbre.

Publicidad