Señal de tráfico, límite 50 km/h

Publicidad

Galicia

Un gallego lleva dos años recibiendo multas desde Madrid sin haber pisado la ciudad

Antonio Troitiño, de 75 años y residente en Redondela, en Galicia, no recuerda la última vez que estuvo en Madrid pero ya le han llegado 8 multas de tráfico a su domicilio, la última de octubre.

Antonio Troitiño lleva 2 años viviendo una pesadilla. A sus 75 años, este vecino de Chapela, en Redondela, Pontevedra, ni recuerda la última vez que estuvo en Madrid, pero suma 8 sanciones de tráfico que le han llegado a su domicilio en Galicia.

Asegura su familia que “lo ha pasado realmente mal”. Antonio no sabía qué podía estar pasando ni cómo iba a solucionarlo.

Durante casi dos años recibió varias sanciones que situaban su coche en la capital de España, ciudad que él, asegura, lleva más de medio siglo sin visitar. Después de mucho indagar descubrió qué era lo que estaba ocurriendo.

Alguien estaba cometiendo esas infracciones, pero no era Antonio, ni tampoco su vehículo. Un error en la lectura de la placa de la matrícula estaba causando el error. Las cámaras de tráfico estaban interpretando una de las letras de manera errónea. Veían una C, como la que figura en la matrícula de Antonio, cuando en realidad se trataba de una G, por ello el verdadero responsable no estaba recibiendo sus sanciones.

Dos años recibiendo multas injustas

“Es un hombre ya de cierta edad y no sabía a quién recurrir, esto hasta le quitó el sueño porque las multas no dejaban de llegar”, dice su familia. Así es que, finalmente, decidió pedir ayuda a la Policía Local de Redondela, en Pontevedra, Galicia.

Sumaba en ese momento 8 sanciones, la última del pasado 5 de octubre, y harto de no recibir respuesta a sus alegaciones, se presentó ante los agentes de su localidad para ver qué podía hacer.

Los agentes se pusieron en contacto con el departamento de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid y lograron, por fin, resolver el problema ya que consiguieron comprobar que se trataba de “un error evidente en la captura de la matrícula”.

Publicidad