Un estudio de Save the Children revela que España es el país que menos dinero invierte en erradicar la pobreza infantil asimismo dice que también que ocho de cada diez ciudadanos piensa que este problema debe convertirse en una prioridad para el futuro Gobierno.

El estudio, presentado este miércoles en rueda de prensa, constata que la mayor parte de la población considera "imprescindible" la intervención del Estado y de las comunidades autónomas para pagar acabar con la pobreza infantil, que afecta a 2,2 millones de niños y niñas en España.

En el último año y como consecuencia de su situación económica, un 24 % de los encuestados ha tenido que reducir el gasto en sus hijos e hijas: una cuarta parte ha tenido que renunciar a gastos en alimentación. Además, casi la mitad de las familias no ha podido llevar a sus hijos de vacaciones al menos una vez al año, un 16 % no ha podido pagar el comedor escolar y la visita al dentista o al oculista se ha convertido en algo imposible para un 18 % y un 12 % de los entrevistados, respectivamente.

La encuesta, en la que han participado 1.887 ciudadanos de Andalucía, Cantabria, Madrid, Comunidad Valenciana y País Vasco, señala que uno de cada dos cree que la pobreza se hereda y la mitad es consciente de la vulnerabilidad que tienen los niños migrantes.

En cuanto al futuro, los encuestados muestran una percepción negativa: un 16 % reconoce que sus hijos vivirán peor, el 71 % cree que no se irán de casa antes de los 30 años, el 59 % considera que no tendrán un empleo digno y el 61 % que no tendrán una vivienda digna, aunque más de la mitad opina que tendrán más estudios. No obstante, el 75 % de los encuestados con hijos reconoce que éstos serán más felices en el futuro.

También te puede interesar...