94.831497

Publicidad

Coronavirus

La boda de una pareja de Canarias que "no podía esperar"

Tenían todo preparado para casarse exactamente un año después de la pedida de mano. Y así intentaron hacer su sueño realidad.

Poco imaginaban Miguel y Soraya hace un año, cuando decidieron casarse, que la boda íntima con la que soñaban lo iba a ser tanto.

Miguel le pidió matrimonio frente al Coliseo de Roma, aprovechando un viaje para celebrar el cumpleaños de Soraya y quisieron que la celebración tuviera lugar justo un año después, para que las fechas coincidieran. Pero la pandemia truncó sus planes.

Lo tenían todo preparado: banquete, hotel, invitaciones, trajes… Miguel decidió entonces que seguirían adelante, pero en casa. “Estás tardando en vestirte”, le dijo a su chica, que lloraba por su mala suerte. Soraya se vistió de blanco y se colocó uno de los tules con los que pensaba adornar el salón de bodas. Miguel se engalanó con su mejor camisa y una de sus corbatas. Y así, felices e ilusionados, se dieron el sí, quiero, frente a un improvisado altar en el salón de su hogar.

Pero esta pareja de Las Palmas de Gran Canaria no estuvo sola. Grabaron este momento mágico y lo compartieron con su familia y amigos. Al otro lado de la pantalla, todos ellos les contestaron con su particular fiesta. Bailaron, rieron y brindaron por su felicidad, como si no hubiera distancia.

Ahora sólo les queda formalizar su casamiento en el Ayuntamiento, aunque ellos ya se consideran más que casados, y poder celebrar junto a los suyos su boda, para recibir en carne y hueso todos los abrazos virtuales que les han llegado.

Pero de momento Miguel y Soraya ya han demostrado que el amor puede con todo, incluso con virus y cuarentenas.

Publicidad