Acoso escolar

La educación física en grupo, una actividad clave para prevenir el acoso escolar

Un estudio elaborado en la Universidad de Córdoba confirma la actividad física, preferentemente en grupo, ayuda a los adolescentes a disponer de más mecanismos de defensa frente al acoso y la violencia.

La educación física en grupo, una actividad clave para prevenir el acoso escolar

Publicidad

El acoso escolar o bullying es una lacra que está presente entre nuestro jóvenes y adolescentes. Un problema que a veces es difícil de detectar y que siempre requiere de una formación a los chicos y chicas para prevenir este tipo de violencia.

Ahora, un estudio elaborado en la Universidad de Córdoba ha constatado que la actividad física, preferentemente en grupo, ayuda a los adolescentes a disponer de más mecanismos de defensa frente al acoso y la violencia.

Rosario Ortega Ruiz, catedrática de Psicología de la Universidad de Córdoba, y Juan de Dios Benítez, profesor asociado de de Educación Física de Secundaria y Bachillerato en la Facultad de Ciencias de la Educación en la Universidad de Córdoba, firman el estudio realizado entre un total de 1 035 adolescentes de edades comprendidas entre los 12 y 17 años.

En las conclusiones, publicadas en The Conversation, explican que "la participación en actividades físicas extraescolares, sobre todo de tipo organizado (en club, grupo o equipo), ayuda a los adolescentes a disponer de más mecanismos de defensa frente al acoso y la violencia".

El estudio apunta a que esa actividad física mejoraría las "habilidades sociales, cumplimiento de roles, reglas y normas dentro de la actividad, más allá incluso de los que practican simplemente actividad física de forma libre, pero sin pertenecer a un grupo, o a aquellos que no la practican".

La actividad física ayuda a disminuir de forma significativa la victimización y agresión en el acoso escolar

La competición que se da en las actividades físicas estimula, según dicho estudio, "la fortaleza para afrontar la agresividad injustificada y modular los mecanismos de defensa contra este problema".

"El autoconcepto físico se convierte así en un mediador positivo para afrontar la victimización, tanto del acoso directo como del llamado ciberbullying", apuntan los autores del estudio elaborado en la Universidad de Córdoba.

Dentro del estudio, han implementado una unidad didáctica en la asignatura de educación física para focalizar "la calidad de las relaciones de solidaridad y compañerismo, también en los juegos y actividades deportivas, por otro lado, actividades muy motivadoras dentro de los centros educativos".

Para ello han incluido "aspectos como el juego cooperativo, la concienciación del fenómeno del acoso, aceptación de las diferencias individuales, mejora de aspectos como autoestima, empatía y el autocontrol".

Las conclusiones son muy claras: "Se consiguió disminuir de forma significativa la victimización y agresión en el acoso escolar, no solo en el aula sino también en todo el entorno del centro escolar".

Publicidad