"Ley del solo sí es sí"

Los artículos clave para entender la rebaja de condenas a agresores sexuales por la 'ley del solo sí es sí'

La Ley Orgánica de garantía integral de la libertad sexual, más conocida como la 'ley del solo sí es sí', tiene errores que admiten tanto abogados defensores como los de la acusación. Fiscales y jueces no pueden hacer otra cosa, sino aplicar la norma. El Gobierno confía en que el criterio que marque el Supremo limite al mínimo las rebajas de pena obligadas por la nueva ley.

Publicidad

La Ley Orgánica de garantía integral de la libertad sexual es una ley integral que quiere garantizar a hombres, mujeres y menores víctimas de violencia sexual más protección en ámbitos de sanidad, seguridad, formación y justicia. Comprende 61 artículos, 11 de ellos modifican o cambian el Código Penal. Los abusos sexuales desaparecen y a partir de la entrada en vigor de la Ley, el 7 de octubre de 2022, muchos de los delitos se han convertido en agresiones sexuales. Un ejemplo con el antiguo Código Penal una violación se penaba entre 6 y 12 años, ahora entre 4 y 12. Si a una violador le condenaron a seis años puede pedir la revisión de condena y que rebajársela a cuatro. Recalcan los juristas, y esto es importante, solo se revisan las penas, nunca los hechos que ya han sido juzgados.

Existe otro artículo polémico, el Artículo 183 bis: "...salvo en los casos en que concurra alguna de las circunstancias previstas en el apartado segundo del artículo 178, el libre consentimiento del menor de dieciséis años excluirá la responsabilidad penal por los delitos previstos en este capítulo cuando el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo o madurez física y psicológica".

Agresores beneficiados

Este artículo es el que se ha aplicado en el caso de un profesor de inglés condenado a seis años de cárcel. El tribunal le ha rebajado cinco. Ha cumplido 3 y ya ha salido de la cárcel. Antonio S. I. fue condenado por cuatro delitos de abuso sexual continuado y tenencia de pornografía infantil. El 6 de septiembre se aprobó la ley y el 6 de octubre, el día que entró en vigor, salió de la cárcel. Para las víctimas es revivir la tortura cuando todavía no han tenido tiempo para recuperarse. En este caso tendrá que seguir cumpliendo las órdenes de alejamiento impuestas y no podrá ejercer como profesor durante 3 años y 3 meses. El abogado de una de las víctimas, Miguel Ángel Díez, asegura que su defendido y la familia están destrozados, como lo están todas las víctimas que se han visto y se verán en esta situación. Porque ya son muchas las visitas solicitadas a letrados para reunirse con agresores sexuales en la cárcel.

El caso de La Manada, en 2016 inspiró esta ley. Miles de manifestantes salieron a la calle para gritar que lo que había pasado era una violación y no un abuso. La ministra de Igualdad inició unos trámites de un norma que ha sufrido varias advertencias por parte de órganos del Consejo del Gobierno y autoridades judiciales. Ha visto la luz, pero según los juristas con muchas lagunas. Agustín Martínez va solicitar la revisión de la pena de uno de los componentes, de Ángel Boza, sólo para él porque el resto tiene condenas superiores a 20 años, el máximo que sí o sí van a cumplir. Para todos menos para Ángel Boza se refundieron las penas del caso de Pamplona y el de Pozoblanco.

Publicidad