Coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Los factores que convierten a una persona en 'supercontagiadora' del coronavirus

Un estudio de Universidad de Tulane, la de Harvard, el MIT y el Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, ha determinado que la edad, el índice de masa corporal elevado y la infección por coronavirus pueden convertir a una persona en un gran transmitir de coronavirus, capaz de contagiar a otras ocho personas.

Un grupo de investigadores ha descubierto que hay evidencias científicas de que la obesidad, la edad y la infección por coronavirus se relacionan con la tendencia a exhalar más gotas respiratorias, principales propagadores del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Los tres factores, según los investigadores de Universidad de Tulane, la de Harvard, el MIT y el Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, son los que convertirían a una persona en un 'supercontagiador'. Estos gran transmisores del coronavirus serían capaces de propagar la enfermedad al menos a 8 personas más.

Con el estudio, los científicos han detectado que las personas con un índice de masa corporal elevado con un alto grado de infección por COVID-19 y con edad avanzada, triplican la presencia de gotitas respiratorias. El estudio ha sido publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Las partículas del coronavirus cada vez se hacían más pequeñas, por tanto, más propensas a ser expulsadas cuando las personas respiran, hablan o tosen y más fácil que entren en los pulmones con mayor rapidez cuando se inhalan.

"Parece probable que las infecciones virales y bacterianas de las vías respiratorias puedan debilitar la mucosa de las mismas, lo que favorece el movimiento de las partículas infecciosas en este entorno", explica Chad Roy, director de Aerobiología de Enfermedades Infecciosas en el Centro Nacional de Investigación de Primates de Tulane.

La cantidad que hace que una persona genere más o menos gotas respiratorias varía en función de la masa corporal. "Aunque nuestros resultados muestran que los jóvenes y sanos tienden a generar muchas menos gotas que los mayores y menos sanos, también demuestran que cualquiera de nosotros, cuando se infecta con coronavirus, puede correr el riesgo de producir un gran número de gotas respiratorias", argumenta David Edwards, profesor de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Harvard.

Publicidad