Publicidad

SOBRE EL CASO DE LOS ABUSOS EN CHILE

El Papa acepta la renuncia de tres obispos chilenos por el escándalo de los abusos sexuales a menores

El Papa Francisco ha aceptado la renuncia presentada por el obispo de Osorno, Valparaíso y de Puerto Montt tras el escándalo en Chile por la falta de transparencia de la Iglesia en la gestión de los casos de abusos sexuales a menores.

antena3.com | Madrid
| 11.06.2018 18:12

Las renuncias se producen después de la investigación que ordenó el Papa en Chile y que corrió a cargo del obispo maltés Charles Scicluna. El pasado mayo, el papa Francisco mandó llamar a 34 obispos chilenos al Vaticano, que presentaron su renuncia en bloque de sus cargos tras reconocer que habían cometido "graves errores y omisiones".

Ahora, el Papa Francisco ha aceptado por el momento las renuncias de estos tres religiosos chilenos y ha nombrado administradores apostólicos "sede plena" en las tres diócesis.

Durante su viaje a Chile en enero de este año, Francisco había defendido a Barros, considerado uno de los encubridores del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por violaciones y abusos sexuales a menores y las ramificaciones del caso. Pero a su regreso al Vaticano, Jorge Bergoglio ordenó desarrollar una investigación y tras conocer los resultados dijo que había sido mal informado, pidió perdón a todas las víctimas y recibió a alguna de ellas en el Vaticano.

El Papa ha nombrado en estas tres diócesis a un administrador apostólico "sede plena": En Puerto Montt (sur) ha designado a Ricardo Basilio Morales Galindo; en Valparaíso (centro), a Pedro Mario Ossandón Buljevic; y en Osorno (sur), a Jorge Enrique Conchua Cayuqueo, los dos últimos son obispos auxiliares de Santiago de Chile.

Francisco les pidió perdón en nombre propio y de la Iglesia y ellos a su vez le solicitaron que esas palabras se transformaran en "acciones ejemplares" para acabar con la pederastia. Este mes, volvió a abrir las puertas de su residencia, Casa Santa Marta, para reunirse con otro grupo de víctimas de abusos en su infancia.

Publicidad