Un sanitario atiende a un paciente hospitalizado por coronavirus.

Publicidad

Coronavirus

Muere de 'coronavirus prolongado' tres meses después de haber sido dado de alta en Reino Unido

Además de afecciones respiratorias, el coronavirus también puede dejar secuelas que afecten al corazón en forma de arritmias o miocarditis. El coronavirus sigue dejando numerosas incógnitas y una de ellas son las posibles secuelas que puede dejar la enfermedad a largo plazo a quienes ya la han superado.

El filipino Roehl Ribaya, de 47 años, fue dado de alta el pasado julio del Blackpool Victoria Hospital de Reino Unido, después de haber pasado 60 días en la UCI y 48 de ellos con un ventilador luchando contra el coronavirus.

Pero lo peor llega cuando Roehl Ribaya sufre un paro cardiaco el pasado 13 de octubre, que lo llevó a entrar en coma y, dos días después, a la muerte. Su familia manifestó que nunca se terminó de recuperar. Finalmente pudo saberse que Ribaya murió de 'coronavirus prolongado'.

Su familia ha manifestado que "fue un virus prolongado, ya que su respiración nunca volvió a ser la misma", y contaba que lo llevaron de nuevo varias veces al hospital, "estaba sin aliento todo el tiempo".

Mark Delabajan, amigo cercano de la familia, quiso aclarar que el caso de muerte de Ribaya "fue un paro cardíaco", pero que la fibrosis pulmonar poscovid, figura como la causa secundaria de su muerte.

El Dr. Jason Cupitt declaró ese momento que recordaba los primeros casos de la enfermedad que llegaban al hospital: "las enfermeras tenían lágrimas en los ojos porque no sabían nada acerca de esta nueva enfermedad". El Doctor añadió que una de las cosas más difíciles "fue tener que hablar por teléfono con familias que no podían estar con sus seres queridos. He visto a compañeros de trabajo llorar por la angustia de lidiar con aquellos familiares y explicarles lo que podría suceder".

Publicidad