EN REINO UNIDO

Una madre ahoga a sus hijos de 23 meses para vengarse de su marido

Samantha sufrió una depresión aguda tras la ruptura de su matrimonio, tras lo cual ahogó a sus hijos e intentó quitarse la vida estrellando su coche contra un camión: "Dejadme morir, he matado a mis hijos y me quiero ir con ellos", dijo a los agentes que fueron a rescatarla.

Policía británico

Publicidad

Samantha Ford, una mujer de 38 años, ha sido acusada de matar deliberadamente a sus hijos de dos años para vengarse de su marido por haberla dejado, según recoge el informe de un psiquiatra presentado ante el juez que investiga lo ocurrido.

A pesar de lograr su sueño de ser madre tras años buscando tener hijos y después de recurrir a un tratamiento de fecundación in vitro, la vida de Samntha y Steven se truncó. Las cosas entre la pareja comenzaron a fallar después de que regresaran a Reino Unido tras una larga temporada viviendo en Qatar.

Al parecer, Samantha quería regresar al lugar donde tanto tiempo habían pasado y su carácter comenzó a cambiar, lo que dio lugar a discusiones en la pareja. Meses después Steven decidió dejar la relación y la pareja se separó. Ahí comenzaron los problemas de Samantha, que la ruptura y los cambios en su vida hicieron que sufriera depresión aguda.

Sus problemas no paraban de crecer y ya en diciembre de 2018, Samantha ahogó a los pequeños Jake y Chloe de 23 meses tras lo cual cogió su coche y lo estrelló contra un camión en un intento de suicidio. Cuando la Policía acudió a rescatarla, le pidió a los agentes que por favor la dejaran morir: "Dejadme morir, he matado a mis hijos ahogándolos y me quiero ir con ellos".

Fue así como los agentes acudieron hasta su casa, donde encontraron a los bebés ahogados en la bañera.

Ahora se celebra el juicio en el que Samantha se ha declardo culpable y en el que aseguraba que tenía problemas psiquiátricos graves: dice que escuchaba voces que la llevaron a matar a sus hijos. Si bien, un informe forense indica que la acusada está exagerando de manera consciente sus síntomas para parecer "más enferma de lo que está".

Ford se enfrenta a una sentencia por la cual el juez deberá decidir si la envía a un hospital psiquiátrico o si debe cumplir una condena en una prisión.

Publicidad