Berthany Rosser, una joven inglesa de 22 años, se encontraba preparando su desayuno como cada mañana cuando sufrió un fatal accidente que le causó quemaduras en la cara y le dejó parcialmente ciega de un ojo.

La chica, que vive en la localidad de Redditch, en el condado de Worcestershire, buscó en Google una forma de hervir más rápidamente los huevos que quería desayunarse. Encontró que era seguro hervirlos con agua sin que exploten, solo añadiendo sal.

Siguiendo las indicaciones que encontró en Internet, depositó los huevos en un jarro y los introdujo en el microondas durante seis minutos a 900W de potencia. Cuando fue a comprobar si ya estaban listos, los huevos explotaron quemando el lado derecho de la cara de Berthany.

"Mientras miraba en la jarra para ver si los huevos estaban listos, me explotaron en la cara.", relató Rosser para el diario 'The Sun', que recoge la noticia.

La joven llamó enseguida al número de emergencias mientras se echaba agua fría por la cara, pero su piel ya estaba empezando a despellejarse. Fue trasladada a la unidad de quemados del Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, donde recibió los tratamientos correspondientes y tuvo que permanecer toda la noche ingresada en las instalaciones.

La afectada relata que desconoce si el daño en su ojo derecho será permanente, aunque afirma que poco a poco está empezando a ver de nuevo. Los médicos le han asegurado que no le quedarán cicatrices en la cara, pero que si le quedará una decoloración en su piel.