Cara Jane Farrar Peterson, de 52 años, pasó años tratando de averiguar quién era su verdadero padre porque su madre, que se casó seis veces, fue hospitalizada con un trastorno mental cuando era joven. Sin embargo, 50 años después, Cara descubrió que su mejor amiga de la infancia, Karen Smith, era su media hermana.

La pareja perdió contacto cuando Cara fue llevaba a los servicios sociales, pero en 2015 volvieron a conectar por Facebook y ella vio un parecido en algunas de sus fotos. Se descubrió que su certificado de nacimiento estaba realmente equivocado y una prueba de ADN reveló que su padre era la misma persona: Michael Farrow. "Es una sensación indescriptible, me he perdido muchas cosas. Ha sido difícil y me he perdido muchas cosas con Karen. Ha cambiado lo que soy, siempre me sentí como un alma perdida y finalmente siento que pertenezco a algún lugar", explica Cara, según recoge 'Metro'.

Después del descubrimiento, Cara explica lo sola que se ha sentido y que le gustaría dar marcha atrás en el tiempo: "Ojalá pudiera volver y haberme quedado cerca de mi media hermana porque realmente no tenía nada". Además. expone que siempre tuvieron una conexión especial, aunque nunca se imaginaron que eran familia.

"Después de 52 años por fin sé quién soy"

El recién encontrado padre biológico de Cara, Michael Farrow, de 75 años, había sido informado por su madre, Linda Powell, de 74 años, en 1966, de que él no era el padre de su segunda hija. La pareja ya había tenido a su primogénita Melanie Webb, de 54 años, pero Linda le explicó que estaba teniendo una aventura en el momento de concebir a Cara y le dijo a Michael que él no era el padre. Cara y Melanie terminaron "entrando y saliendo" de los hogares de cuidado infantil después de que su madre sufriera un colapso mental.

Sin embargo, los resultados de ADN revelaron que Michael Farrow era su padre y Melanie era su hermana mayor y que la otra hija de Michael, Karen, era su media hermana. Después de las aventuras de Linda, Michael, el padre de Melanie y Karen, no creyó que Cara era su propia hija, pero está encantado con el resultado del ADN. Cara dice que su madre nunca la quiso y es como "si estuviera muerta" para ella. Además, se alegra por su descubrimiento: "Ahora sé que el padre de mi hermana es mi padre y Melanie es mi hermana mayor. También tengo un nuevo medio-hermano y media-hermana. Tengo un montón más de sobrinos y siento que después de 52 años por fin sé quién soy, ha cambiado toda mi vida".