II Guerra Mundial

Barcos hundidos en la II Guerra Mundial siguen contaminado el Mar del Norte

El lecho marino del Mar del Norte está cubierto de miles de restos de barcos y aeronaves o material bélico y millones de toneladas de munición convencional, como proyectiles y bombas.

Barcos hundidos en la II Guerra Mundial siguen contaminado el Mar del Norte

Barcos hundidos en la II Guerra Mundial siguen contaminado el Mar del Norte Pixabay

Publicidad

Barcos hundidos en combate hace 80 años en la Segunda Guerra Mundial todavía influyen en la microbiología y la geoquímica del fondo del océano donde descansan, según han descubierto investigadores. En Frontiers in Marine Science muestran cómo los restos de los buques hundidos filtran contaminantes peligrosos, como pueden ser explosivos y metales pesados, en el sedimento del fondo oceánico del Mar del Norte.

Además, el lecho marino del Mar del Norte está totalmente cubierto de miles de restos de barcos y aeronaves o material bélico y millones de toneladas de munición convencional, como proyectiles y bombas. Los naufragios abarcan sustancias peligrosas que pueden dañar el medio ambiente marino, aunque no hay información suficiente sobre la ubicación de los restos de estos naufragios y el efecto que podrían conllevar en el medio ambiente.

"El público en general a menudo está bastante interesado en los naufragios debido a su valor histórico, pero el impacto ambiental potencial de estos naufragios a menudo se pasa por alto", explica el candidato a doctorado Josefien Van Landuyt, de la Universidad de Gante.

Naufragios Primera y Segunda Guerra Mundial

Un dato relevante es la estimación de que los naufragios de la Primera y Segunda Guerra Mundial en todo el mundo contienen entre 2,5 millones y 20,4 millones de toneladas de productos derivados del petróleo. "Si bien los naufragios pueden funcionar como arrecifes artificiales y tener un tremendo valor narrativo humano, no debemos olvidar que pueden ser objetos peligrosos creados por humanos que se introdujeron involuntariamente en un entorno natural", añadió Van Landuyt. Además, "hoy, los nuevos naufragios se eliminan exactamente por esta razón".

Dentro del proyecto North Sea Wrecks, Van Landuyt y sus compañeros investigaron cómo el naufragio del V-1302 John Mahn de la Segunda Guerra Mundial en la parte belga del Mar del Norte afecta el microbioma y la geoquímica en el lecho marino circundante. "Queríamos ver si los viejos naufragios en nuestra parte del mar (Bélgica) todavía estaban dando forma a las comunidades microbianas locales y si todavía estaban afectando el sedimento circundante. Este análisis microbiano es único dentro del proyecto", explicó Van Landuyt.

Publicidad