Vicente Vallés

Vicente Vallés analiza las contradicciones de María Jesús Montero en el Congreso al hablar del delito de sedición

El debate por la reforma del delito de sedición ha copado parte de la actualidad informativa de esta semana. Vicente Vallés analiza las contradicciones del discurso de María Jesús Montero.

Publicidad

Vicente Vallés ha recreado en su informativo de Antena 3 Noticias todos los acontecimientos ocurridos en el tablero político este jueves a cuenta de la probable reforma del delito de sedición. Desde hace varios días saber si ERC va a conseguir que se rebajen las penas por dicho delito para beneficiar a los líderes del independentismo centra el debate y el presentador ha sido rotundo: "La respuesta es sí, la duda es cuándo porque Moncloa intenta disimular para que no parezca que es una cesión a cambio del apoyo de ERC a los Presupuestos".

La mañana del jueves comenzó cargada de cruces de declaraciones, el primero un prudente Gabriel Rufián que recomendaba contención al Gobierno: "Saben que no telegrafiamos nunca nuestras conversaciones, por eso sugerimos al PSOE que no hable tanto. Creo que la peor manera de que algo salga bien es telegrafiarlo" manifestaba Rufián en el Congreso.

Sin embargo, la ministra de Hacienda no se ha podido contener y las ha telegrafiado: "Es un compromiso firme que tiene el presidente del Gobierno y por tanto que traeremos a esta cámara, que es obvio que soberanamente tendrá que decidir sobre esta cuestión" aseguró María Jesús Montero en la Cámara.

Después de reconocer desde la tribuna del Congreso que el Gobierno promoverá la rebaja de las condenas por sedición, la ministra salía precipitadamente del hemiciclo para decir que no había dicho lo que acababa de decir: " "No bueno, yo no sé lo que ustedes han interpretado yo he reproducido las palabras del presidente", se desdecía ante los periodistas.

Montero acababa de decir que el Gobierno traería a la Cámara la rebaja de las condenas por sedición por ser un compromiso del presidente, pero de repente declaraba que no había dicho eso. Sin embargo, la evidencia era tal que la propia ministra se ha tenido que excusar después, en el "fragor del debate parlamentario": "Si en algún momento se ha interpretado por mis palabras que yo estaba dando un paso más para nada, en el fragor de este debate de Presupuestos no siempre uno termina de completar la frase y lo que he querido decir es que aquí hay un compromiso firme cuando tengamos la mayoría suficiente para impulsarlo".

Vicente Vallés ha analizado sus palabras y concluye: "El primer dato incorrecto de la ministra ha sido el de negar sus declaraciones. El segundo dato incorrecto es este último decir que esperarán a que haya una mayoría parlamentaria, porque mayoría parlamentaria ya hay para sacar esa reforma adelante".

A estas últimas declaraciones de la titular de Hacienda Rufián ni siquiera se ha molestado en contestar: "Hay que hablar menos" dijo el portavoz nacionalista.

Sigue señalando Vallés que "quien no ha querido hablar menos es el presidente del Grupo Parlamentario de Podemos, socio del Gobierno del PSOE, Jaume Asens, que le ha hecho las cuentas a Moncloa y sí le salen: hay mayoría suficiente para aprobar, cuando el Gobierno, quiera la rebaja de las condenas por sedición".

El presentador de Antena 3 insiste: "Mayoría parlamentaria existe, solo falta que Pedro Sánchez decida cuál es el momento político menos inoportuno para acometer esa reforma del delito de sedición que perjudique menos al PSOE y que no interfiera en las negociaciones de la renovación del CGPJ con el PP que a esa hora de la mañana todavía estaban en marcha".

Desde Sudáfrica el presidente venía a reconocer que esa reforma se hará: "La situación hoy en Cataluña está mucho mejor que en octubre de 2017. Se tiene que resolver, se debe resolver por cauces políticos y en eso está el Gobierno de España" y añadía: "Es la necesidad de homologar algunos tipos de delito de nuestro Código Penal al contexto europeo".

En la mediodía del jueves la duda era si la voluntad de Pedro Sánchez de satisfacer a los independentistas haría que el PP rompiera la negociación con el Gobierno por la renovación del Poder Judicial. Antes Feijóo se mostró esquivo a la hora de dar una respuesta definitiva a esa duda y prefería hablar de un hipotético futuro en lugar de referirse al presente: "Si tenemos la oportunidad de gobernar España vamos a agravar las penas de los delitos de sedición y rebelión y vamos a tipificar como un delito la convocatoria de un referéndum ilegal".

Vallés apunta que "en ese momento Feijóo aún no había roto la negociación del Poder judicial a pesar de que ya se sabía que Moncloa entregará a los independentistas la rebaja de las penas por sedición. De manera que el primer gran acuerdo entre el Gobierno y el PP parecía a punto de cerrarse hasta que el PP hizo público un comunicado anunciando que suspende las negociaciones".

Publicidad