Se politiza el conflicto: si los taxistas protestaban en la sede del PP, los VTCs lo harán en la sede de Podemos. Y los políticos también se posicionan. El presidente de la Comunidad de Madrid ve imposible un acuerdo como en Barcelona: "Es que ese acuerdo aquí no es posible. Barcelona y Cataluña, desgraciadamente, es una región que camina hacia la Edad Media". El Partido Popular propone liberalizar el taxi pero sin prohibir los VTC. Y devolver las competencias al Estado. Pablo Casado, en Espejo Público, dice: "El Gobierno, cobardemente, traslada un problema de su competencia a las autonomías". Albert Rivera acusa al PP de no hacer nada y al PSOE de convertir un problema en 17: "No es culpa de los taxistas lo que hacen, sino del gobierno anterior y éste, que no han hecho nada para cambiar la situación".

Podemos defiende al taxi y ataca a la competencia: "Transnacionales que tienen la intención de apoderarse del transporte urbano de viajeros". El PSOE le dice al gobierno popular de la Comunidad de Madrid que son "incapaces de gobernar", según su portavoz enb el Congreso, Adriana Lastra: "Lo que tiene que hacer el Sr. Garrido es sentarse con los taxistas y con los VTC y llegar a un acuerdo". El ministro de Fomento comparecerá el próximo jueves en el Congreso por la huelga del taxi.