El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dedicó este lunes los últimos minutos de su discurso de investidura a Unidas Podemos para hacer ver que deben unir su "sensibilidad e inteligencia" para "cambiar la historia de España" a través de un Gobierno de corte progresista.

Tras casi dos horas de discurso, el candidato a la investidura se dirigió a Unidas Podemos y reconoció que hasta ahora han hablado "mucho" de sus diferencias y que se está "comprobando que no es sencillo alcanzar puntos de encuentro". "Pero nada que merezca la pena es fácil", apostilló.

Teniendo en cuenta "la mirada esperanzada de millones de compatriotas" sobre las fuerzas políticas que pueden facilitar el Gobierno, incidió en que "lo que tenemos por delante merece mucho la pena" y defendió que corresponde trabajar con Unidas Podemos para culminar el acuerdo.

Llamó a focalizar las negociaciones en "todo lo que nos une" y que se resume en la promesa de la izquierda de la "distribución justa del progreso" y "en una sociedad de hombres y mujeres libres e iguales en armonía con la naturaleza". "Muchas personas han puesto un gran esfuerzo e ilusión en que uniéramos nuestras fuerzas, pero también mucho más que nuestras fuerzas: que uniéramos nuestra sensibilidad, inteligencia y experiencia para mejorar la vida de la gente y de este modo cambiar la historia de España", trasladó Sánchez a Unidas Podemos, su socio preferencial.

El jefe del Ejecutivo en funciones y candidato socialista reclamó de esta manera "atender la llamada" que han dejado las urnas "guiados por el ejemplo de las generaciones que nos precedieron y el ejemplo que nos legaron".

Por último, reclamó a "la bancada conservadora", en alusión directa a Partido Popular y Ciudadanos, que "retiren las barreras", y fue más allá al directamente exigirles que permitan que España tenga un Gobierno y "avance" mediante su abstención.

Al salir del Hemiciclo, Sánchez explicó a los periodistas que en estas dos horas se ha centrado en exponer su programa de gobierno para "ahora ver si tenemos la capacidad de poder llegar a un acuerdo con las fuerzas políticas" para fraguar un Gobierno.

Propone una reforma de la Constitución para evitar nuevos bloqueos

En sus primeras palabras en este debate de investidura, Sánchez ha comenzado rememorando el arranque de la Democracia haciendo alusión a "aquellos tiempos en los que todavía no estaban esos agujeros de bala que hay en el techo del hemiciclo" y ha detallado el proceso a seguir hasta que se produce el pleno de investidura.

Así, ha apelado a la responsabilidad de todos los diputados de las distintas formaciones políticas para no mantener a España en un bloqueo permanente y no obligar a los españoles a volver a las urnas.

"No estamos escogiendo entre izquierda y derecha, estamos eligiendo entre que España tenga Gobierno o no"

Por ello, ha trasladado su primera propuesta de pacto de Estado: "Les pido que facilitemos la formación del Gobierno de España y que posteriormente abordemos la reforma del artículo 99 de la Constitución para que nunca más vuelva a ocurrir el bloqueo en nuestro país". "No estamos escogiendo entre izquierda y derecha, estamos eligiendo entre que España tenga Gobierno o no. No propongo el debilitamiento de la labor de la oposición, estoy proponiendo que España tenga Gobierno, que España tenga oposición, que España no quede bloqueada", anuncia el candidato a la Presidencia.

"El pasado 28 de abril los ciudadanos debían escoger entre seguir encallados en la confrontación o apostar por la convivencia y dijeron que querían abogar por la convivencia. Entendieron que un país no puede avanzar dejando abandonados a una parte de sus compatriotas y eligieron cohesión social, decidieron reivindicar la ejemplaridad y extirpar la corrupción que había sido la tónica habitual durante los últimos mandatos del PP, decidieron la limpieza en la política. Este fue el camino elegido por los ciudadanos. Ellos ya han hecho lo que debían hacer, que es votar. ¿Qué ofrecen a los españoles los que le niegan el único Gobierno posible?", se pregunta Sánchez, que asegura que ahora está en mano de los políticos desempañar su labor: "Ahora somos nosotros quienes tenemos que ser útiles para servirles en esta Cámara y esta tarea comienza por desbloquear la formación de un Gobierno".

"Propongo que comencemos la segunda gran transformación de nuestro país"

En su discurso de investidura, el líder del PSOE ha reprochado al PP y a Ciudadanos que se hayan unido a la ultraderecha de Vox y ha deseado que este "contundente mandato" sirva para que "los dos partidos de la bancada conservadora" se alejen "de la corriente reaccionaria que impregna la política europea y que ha entrado en España".

De esta manera, Sánchez instaba a Pablo Casado y a Albert Rivera a "hacer efectivo el mandato de las urnas": "Los dos partidos conservadores y la ultraderecha han institucionalizado la foto de la Plaza de Colón en algunos ayuntamientos y comunidades y se olvidaron de aquellos discursos que reivindicaban la lista más votada". Y siguiendo esta tónica, enviaba un dardo al líder de Ciudadanos: "Con el mismo cordón sanitario que han puesto al PSOE se han puesto una soga a la ultraderecha".

Los retos del futuro Ejecutivo

A lo largo de su discurso, el líder del PSOE ha enumerado los seis retos a los que se enfrenta el próximo Gobierno de España, que pasan por solucionar el problema del empleo y las pensiones, para lo que propone un nuevo Pacto de Toledo que concluya con las recomendaciones para reformar el sistema de pensiones y garantizar su revalorización y que sean públicas. Sánchez ha prometido subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) según recomienda la carta social Europea que va más allá de los actuales 900 euros, así como un nuevo Estatuto del Trabajador cuanto antes.

El segundo reto para el posible Gobierno de Pedro Sánchez sería abordar la revolución digital y evitar que acabe con millones de empleos o que afecta a otras áreas como la fiscalidad.

La emergencia climática es el tercer reto al que, según Sánchez, un futuro Ejecutivo tiene que hacer frente. "Un desafío del conjunto de la humanidad al que nuestro país está muy expuesto".

Los problemas en materia de igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres son el cuarto reto de este Ejecutivo según Pedro Sánchez, que lanza un mensaje muy claro a Vox: "Aquellos que quieran banalizar este drama o inventar conspiraciones, que tengan algo muy claro nos van a tener en frente".

La desigualdad social es el siguiente problema al que hay que hacer frente porque según las últimas cifras oficiales, ocho millones y medio de personas están en situación de exclusión social, algo que mina la convivencia y socava las bases de la Democracia, según Sánchez.

El último reto al que hay que hacer frente en los próximos cuatro años según el líder socialista, es fortalecer Europa porque "la idea de una Europa unida está amenazada por quienes nunca han creído en ella".

Apela al espíritu de la Transición para volver a llegar a acuerdos

El presidente del funciones ha vuelto a apostar por la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos haciendo alusión a que en el año 1975 España salió de la dictadura y hoy está entre una de las 20 democracias plenas del mundo.

Tras enumerar los grandes cambios que se han vivido en España en los últimos años, Sánchez recuerda que "nuestra transformación como país ha sido colosal" y subraya: "España es un gran país. En el 75 lo hicimos y ahora lo vamos a volver a hacer. Hace 40 años se inició la primera gran transformación de nuestro país con un proyecto de éxito en el que colaboraron partidos de distinto signo. En esta legislatura les propongo que comencemos la segunda gran transformación de nuestro país".

Propone un acuerdo para garantizar la inversión en Educación

Pedro Sánchez ha propuesto además un acuerdo que garantice que la inversión en Educación alcance el 5% del PIB "con independencia de la coyuntura económica y de los Gobiernos políticos que haya en los sucesivos años".

Así lo ha planteado durante su intervención en la primera sesión del debate de investidura en el Pleno del Congreso en la que ha expresado su apuesta decidida por el conocimiento, por la educación, la cultura y la ciencia, "materias que impregnarán toda la acción del Gobierno". "Por eso les propongo un acuerdo que garantice que la inversión en Educación sea del 5% del PIB con independencia de la coyuntura económica y de los Gobiernos políticos que haya en los sucesivos años", ha propuesto.

Sánchez ha recordado a Carlos Rodríguez, uno de los mejores estudiantes, que ha obtenido un 10 en Bachillerato y un 14 de 14 en la prueba de acceso a la Universidad, y que ha elegido cursar los estudios de dramaturgia cuando podría haber elegido cualquier carrera con mayor nota. "Ha elegido lo que mueve sus sueños. Para eso está la educación, para sacar de cada uno lo mejor", ha subrayado.