Nada ha cambiado en la postura del PP. Sanchez sigue contando con el no de Pablo Casado a su investidura. La misma negativa que tiene de Ciudadanos, que se reafirma en su postura calificando de pactos de la infamia los acuerdos que el PSOE ha suscrito en ayuntamientos y comunidades con nacionalistas.

Inés Arrimadas pone especial hincapié en lo ocurrido en el Parlamento de Navarra. Así. se reafirman en que su socio preferente es el PP. Aunque esto no está tan claro cuando a la formación de Rivera se le pregunta por el Gobierno de Madrid, ya que no descartan la Presidencia para su partido.

En cuanto a la investidura de Sánchez, en principio solo quedaría la opción de un gobierno con el apoyo de Unidas Podemos y, al menos, la abstención del PNV y ERC.

La oferta del PSOE a Pablo Iglesias se mantiene: un gobierno de cooperación donde Unidas Podemos ocupen puestos intermedios pero sin silla en el Consejo de Ministros. En Ferraz argumentan que el PSOE se ha movido de su posición inicial de un ejecutivo en solitario y que ahora le toca a la formación morada hacer lo mismo. Además, dicen que siguen esperando la respuesta de Podemos.