Después de que la Audiencia Provincial de Valencia rechazara la petición de libertad provisional formulada por un presunto testaferro del exministro Eduardo Zaplana, ahora la Fiscalía Anticorrupción ha cambiado de criterio y le ha pedido a la juez que permita a Zaplana seguir en hospital de forma indefinida.

El expresidente de la Comundad Valenciana fue trasladado el pasado 18 de diciembre al Hospital La Fe de Valencia, donde ha sido sometido a varias pruebas médicas. Zaplana, enfermo de leucemia y trasplantado de médula en 2015, ha experimentado recientemente un deterioro físico.

La jueza ha negado en todo momento su puesta en libertad alegando que sí hay riesgo de fuga porque, según ella, Zaplana no ha contado todo lo que sabe, y porque "hay hospitales en todos los países incluidos los paraísos fiscales".