Agentes de los Mossos d'Esquadra han impedido esta madrugada que un grupo de 'quitalazos' descuelgue la pancarta en defensa de los políticos presos que todavía permanece en la fachada del Palacio de la Generalitat.

Lo intentaban horas después de que el presidente de Cataluña, Quim Torra, se negase por segunda vez a cumplir el mandato de la Junta Electoral Central, que le obliga a retirar los símbolos independentistas de los edificios públicos.

El presidente desafía así, una vez más, a la Junta Electoral Central, y desde el Govern aseguran que no tienen ninguna intención de quitar estos símbolos de los diez edificios públicos enumerados por la delegación del Gobierno a la JEC que no han retirado los símbolos independentistas.