Guillermo, un jubilado de Algeciras de 70 años, está a la espera de una resolución de la Junta de Andalucía para saber si sus ovejas serán o no sacrificadas. La denuncia de un vecino hizo saltar la alarma de que las ovejas no tienen los papeles y no pasó la inspección veterinaria por lo que no se puede saber con seguridad si tienen enfermedades. Guillermo asegura que se encuentran en perfecto estado y critica que la Junta andaluza no quiere ofrecerle una alternativa.

Lo que tiene Guillermo se estima que es una explotación ganadera aunque a las ovejas no se les saca la leche ni se les corta la lana para el consumo ni tampoco se dedica a la industria cárnica. Guillermo las tiene como si fueran sus mascotas.

Más de 11.000 personas piden a través de un escrito en la plataforma change.org que la Junta no sacrifique a los animales. "Tras la inspección que realiza la Junta, la única solución que le proponen es sacrificarlas pues no tiene certificado veterinario que acredite que no tienen brucelosis ni tuberculosis. Si bien Guillermo no ha actuado correctamente, la legislación andaluza contempla la posibilidad de que la Administración proceda a realizarles las pruebas en el plazo de un mes, pero desde la Junta se obvia esta alternativa, condenando a los animales a una muerte segura", se lee en la petición.