Según un estudio de Regus, el trabajo flexible es una necesidad y una prioridad para los padres trabajadores. El 81% de los encuestados cree que el mayor beneficio que pueden obtener es un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Los padres exigen cada vez más esta opción para poder pasar más tiempo con la familia. De hecho, el 85% de los que trabaja, prefiere la flexibilidad frente a otros beneficios.

Tanto padres como madres exigen una mayor flexibilidad para poder equilibrar las responsabilidades. El 60% de los consultados en la Encuesta Global de Grupo afirma que el cambio de la cultura de la organización es el obstáculo principal para aplicar esta normativa.