La teniente de alcalde de Urbanismo y número 3 de la lista de Barcelona en Comú, Janet Sanz, ha anunciado este jueves en un acto electoral que la basílica de la Sagrada Familia deberá pagar 4,5 millones de euros en concepto de licencia de obras, algo que tiene pendiente desde hace 133 años.

"Se han acabado los privilegios de la Iglesia Católica. Deberán pagar como todo dios", ha proclamado Sanz en un mitín sobre urbanismo con el templo de la Sagrada Familia de fondo. Janet Sanz ha revelado que la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona a la fundación que construye el templo para resolver la anomalía centenaria es que pague 4,5 millones de euros.

"La licencia más importante que se ha hecho pagar en esta ciudad en toda la historia democrática", por encima de las de Diagonal Mar (1,8) y el Hospital de Sant Pau (1,9). La Junta Constructora de la Sagrada Familia se beneficiará de una bonificación substancial por ser una fundación sin animo de lucro y por tratarse de un equipamiento público, lo que rebaja la cantidad a pagar de 12 a 4,5 millones de euros.

Janet Sanz se ha comprometido a que los 4,5 millones que se recauden por el permiso de obras del templo de Gaudí "reviertan en interés público de la ciudad".

Te puede interesar:

La Sagrada Familia solicita la licencia de obras 134 años después de empezar su construcción

La Sagrada Familia será el edificio más alto de Barcelona en 2022