Un estafador oculta más de 50 millones de euros en bitcoins a la policía alemana al no darles la contraseña

Publicidad

Bitcoins

Un estafador oculta más de 50 millones de euros en bitcoins a la policía alemana al no darles la contraseña

La policía alemana confisca 50 millones de euros en bitcoins de un estafador, pero no puede recuperarlos porque no tiene la contraseña para acceder a las criptomonedas.

Un alemán ha logrado ocultar más de 50 millones de euros en bitcoins a la policía al no revelarle su contraseña. Las autoridades alemanas han recuperado 50 millones de euros en bitcoin de un estafador, pero no han podido acceder a las criptomonedas porque el acusado quiere darles la contraseña. El dinero recaudado por sus computadoras acabó en un monedero digital con nada menos que 1.700 bitcoins.

El hombre había sido condenado por instalar software en otros ordenadores para aprovechar su potencia para minar bitcoins. Cuando entró en a la cárcel, esas criptomonedas valían mucho menos de lo que valen ahora: el precio se ha disparado desde finales de 2020 y este lunes ha alcanzado máximos históricos de casi 50.000 dólares.

Más de 1.700 bitcoins

El hombre fue enviado a la cárcel y ha cumplido su condena, manteniendo su silencio mientras la policía intentaba descifrar el código y acceder a los más de 1.700 bitcoins, según un fiscal de Kempten (Baviera). "Quizás no sepa la contraseña", explicaba el fiscal de la ciudad bávara de Kempten.

No obstante, y aunque la policía no haya conseguido acceder a sus bitcoin, el estafador tampoco podrá hacerlo. Las criptomonedas son almacenadas en wallets encriptados y los usuarios tienen que introducir una contraseña para acceder a su dinero. Si se pierde el código, no hay manera de recuperarlas.

Eso es también lo que le ocurrió a otro alemán, un programador que vive en San Francisco y al que solo le solo dos opciones para introducirla correctamente o perderá los casi 200 millones de dólares en bitcoin que conserva en su wallet.

Accedieron a 86 bitcoins

El valor de ese monedero se ha visto multiplicado tras la estancia en prisión del estafador. A principios de 2018 el fiscal pudo acceder a 86 de esos bitcoins que no estaban protegidos por contraseña y que se canjearon por un valor de 500.000 euros que pasaron a la Hacienda Pública.

Según los investigadores, ellos no pueden acceder a esos bitcoins, pero el estafador tampoco. Si consiguen acceso, las criptodivisas se venderían y los fondos recaudados pasarían a formar parte del tesoro estatal ya que no se robaron de nadie en particular.

Publicidad