66.005167

Publicidad

Ultra Trail

El ultrarunner Tommy Rivers, en coma y conectado a un respirador por una enfermedad respiratoria parecida al coronavirus

El hermano del ultrarunner, Jacob Puzey, ha confesado entre lágrimas la grave situación de Tommy Rivers: "Está en coma y el respirador al máximo. No pueden darle tanto oxígeno como necesita. Estamos muy desesperanzados. Necesitamos un milagro".

La vida del ultrarunner Tommy Rivers Puzey, de 35 años, está en vilo, como ha explicado su hermano en un desgarrador vídeo en su cuenta de Instagram.

Y es que Tommy Rivers se encuentra en coma y conectado a un respirador por una enfermedad respiratoria parecida al coronavirus.

"Está en coma y el respirador al máximo. No pueden darle tanto oxígeno como necesita. Estamos muy desesperanzados. Necesitamos un milagro", relata entre lágrimas el hermano del ultrarunner.

Todo comenzó hace unas semanas cuando Tommy Rivers anunció en su cuenta de Instagram que se encontraba hospitalizado con sus pulmones dañados. Al principio se pensó que podía ser coronavirus, pero los test dieron negativo.

Rivers se empezó a encontrar mal tras una salida por el Gran Cañón del Colorado, en la que tuvo dificultad para respirar durante todo el recorrido.

"Nos detuvimos durante una hora y él estuvo bebiendo agua y comiendo. Finalmente reunió fuerzas para continuar, pero fue una de las caminatas más largas de la historia. Tan pronto como salimos del Cañón, él subió a mi camioneta y se desmayó", cuenta Derrick Lytle, el fotógrafo que le acompañaba.

"Me di cuenta por el esfuerzo que me costó salir del Cañón que estaba en mal estado y que había algo más grave. Probablemente debí haber acudido al hospital de inmediato. Estaba nervioso. No sabía si debía ir al hospital. No sabía si debería informar a todas las personas con las que había estado en contacto en las últimas semanas y meses", explicó Rivers en un vídeo en Instagram.

Rivers se sometió en tres ocasiones a la prueba del coronavirus y todas resultaron negativas. Finalmente acudió al hospital, su estado de salud empeoró muy rápido y tuvo que ser operado para liberar sus pulmones. Ahora, el ultrarunner permanece sedado y vive gracias a un respirador, pero su estado es muy grave.

Publicidad