Los que no van con la camiseta blanca tradicional visten con los colores de sus equipos. En cada encierro hasta medio centenar de equipos de fútbol están representados. Muchos corren con camisetas de sus equipos, pero claro, eso no les hace correr más ni mejor.

Un seguidor del Barça no tuvo mucha suerte: "La primera vez que me la pongo y caigo al suelo". Vestirse con los colores de su equipo les da más valor. "Llevando la camiseta del Osasuna me siento mejor y más fuerte", dice un aficionado del equipo navarro.

Algunos llevan la camiseta de su equipo pensando más en la familia: "La llevo para que me distingan y se preocupen menos". Hasta los clubes más modestos están representados, como un aficionado que llevaba la camiseta del Moixent CF, un equipo valenciano de primera regional.