Fernando Torres, el eterno 'Niño', se retira en Japón de rojiblanco y con el escudo del equipo japonés Sagan Tosu. La camiseta que vestirá exclusivamente en el día de su despedida fue diseñada por él mismo, portando los colores de su querido Atlético de Madrid.

La estética de la equipación recuerda a la del Atlético de Madrid de los años 80 y 90, y la llevará puesta el resto de la plantilla antes de comenzar el partido para despedir al jugador madrileño.

 

Lo que parecía algo que nunca iba a llegar, ha llegado. Fernando Torres disputará su último partido como profesional después de 18 años en la élite durante la cual ha logrado dos Eurocopas y un Mundial con la selección, una Liga de Campeones con el Chelsea y una Liga Europa con el Atlético de Madrid, entre otros logros.

En su último entrenamiento Torres ha explicado la decisión que ya tomó a finales del pasado mes de junio: "Cuando tomé la decisión, estaba seguro de que era lo mejor", afirmó para DAZN.

En su último día, además de por sufamilia estará arropado por sus excompañeros de selección Andrés Iniesta y David Villa, y será el protagonista de una ceremonia en su honor al término del partido. Precisamente, el de Fuentealbilla ha querido dedicar a su amigo unas emotivas palabras publicadas en el diario 'El Mundo':

"Qué extraño. No me digas que no, Fernando. Es muy extraño, diría que hermosamente extraño. Aquí estamos los dos, a punto de jugar tu último partido como profesional. A mí aún me queda. Aquí estamos. En la otra punta del mundo. Es como si la vida, caprichosa ella, nos hubiera traído hasta Japón para despedirnos. El fútbol nos unió hace más de 20 años, cuando éramos unos niños. Bueno, tú serás para siempre El Niño. Y no nos separará nunca. Nos encontramos cuando teníamos sueños utópicos. Aquel gol que nos dio el Europeo sub'16 con la selección en Inglaterra. No olvidaré nunca el gesto que tuviste de dedicarme ese tanto. Yo lo veía por la televisión porque me tuve que volver a casa por una lesión.

Recuerdas, Fernando, aquella camiseta firmada en Trinidad y Tobago con una promesa que parecía irrealizable. Pero lo hicimos. Y desde entonces, siempre juntos. Viena, Johannesburgo... Aquel inolvidable pase de Xavi para que le dieras la razón al sabio, al maestro, a Luis. Aquel centro tuyo para que todos marcáramos el gol más importante de nuestras vidas. Separados, pero siempre juntos. Y hasta el último momento. Por encima de camisetas o clubes. Vivíamos en ciudades distintas. Tú, en Madrid y yo, en Barcelona. Pero jamás fuimos enemigos. Simplemente amigos que vestían una camiseta diferente, fusionados, eso sí, siempre en una piel roja. O Rojita, como queramos llamarle.

Porque nuestra historia, aunque muchos no lo sepan, viene desde lejos. Desde muy lejos. Poco importó que un día rompieras fronteras camino de la Premier, donde descubrieron el talento de un Niño único, primero en el Liverpool y después en el Chelsea. Cuando volviste a tu casa, al Atlético, me emocioné como todos los demás porque el fútbol, más allá de éxitos o fracasos deportivos, es una forma de entender la vida. Y tú, Fernando, has dignificado este deporte. Nuestro deporte. No hablo de los goles que has marcado, pues hace años que perdí la cuenta, ni de los títulos que has conquistado en tu maravillosa carrera. Hablo de tu comportamiento, de tu respeto al juego, al compañero, al rival y, por supuesto, a la pelota.

Esa que empezamos a pasarnos en campos anónimos, lejos de focos, cámaras, hasta llegar a compartir miles de experiencias previas antes de ganar un Mundial para nuestro país. Cuando coincidamos en España, te enseñaré aquella camiseta, aquel tesoro que nadie más descubrió. Aunque, es verdad, no existe mayor tesoro que tu amistad, Fernando.

Ha sido un maravilloso viaje. Nos ha llevado por todos los rincones del mundo. Y mira dónde estamos hoy. En Tosu, jugando tú y yo un partido de fútbol. Uno más. Pero no es uno más. Es tu último partido. ¡Quién nos lo iba a decir! Te enfrentas al Guaje Villa y a mí. Luego, volverás a casa. Te esperan los tuyos, aunque tienes que saber que el balón estará hoy más triste que ayer. Disfruta de todo lo que te viene ahora y sé feliz. Pero qué extraño, Fernando. No te has ido todavía y ya te extraño".