El mercado de esclavos de Río de Janeiro

Publicidad

Aún hay 161.100 esclavos en Brasil

La UNESCO declara el mercado de esclavos de Río de Janeiro patrimonio de la Humanidad

Según la UNESCO, hasta 900.000 esclavos africanos llegaron a Brasil a través del muelle de Valongo. La esclavitud se abolió en Brasil hace 130 años pero en 1995 reconocieron el uso de esclavos como mano de obra.

EP | Madrid
| 10.07.2017 23:40

Los restos arqueológicos del muelle de Valongo, situado en la ciudad brasileña de Río de Janeiro y utilizado como mercado de esclavos procedentes de Africa, ha sido declarado patrimonio de la Humanidad con el objetivo de preservar las evidencias de "uno de los episodios más brutales de la historia de la Humanidad". La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ha señalado que hasta 900.000 esclavos africanos llegaron a Brasil a través del muelle, el puerto de esclavos más activo del país desde su construcción en 1811 hasta su demolición en 1842.

La organización ha explicado que los almacenes construidos en Valongo pudieron albergar a más de 2.000 cautivos de forma simultánea, a menudo en condiciones infrahumanas que provocaron la muerte de muchos de ellos que fueron enterrados en fosas comunes. "La presencia de los restos arqueológicos en el lugar han convertido a Valongo en un hito simbólico para los movimientos sociales que promueven la igualdad racial", ha señalado la organización.

Brasil fue el mayor importador de esclavos africanos y uno de los últimos países en abolir oficialmente la esclavitud, en 1888. Según el índice mundial de esclavitud de 2016 de la Fundación Walk Free con sede en Australia, actualmente hay unos 161.000 esclavos en Brasil, país que a pesar de haber abolido oficialmente la esclavitud hace 130 años reconoció en 1995 el uso de mano de obra esclava en su economía.

Sin embargo, la primera economía latinoamericana ha sido elogiada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por avanzar en la lucha contra la esclavitud en el último decenio debido a la creación de unidades móviles de inspectores, fiscales y policías para luchar contra la mano de obra esclava y la elaboración de una "lista sucia" de empresarios investigados por la utilización de cautivos.

Publicidad