La flamante misión InSight de la NASA en la superficie de Marte está ejercitando su brazo robótico, realizando tareas precisas que han demostrado su utilidad cuando se producen a millones de kilómetros.

Así, la misión ha publicado en su cuenta de Twitter cómo este instrumento mecánico se desplegó para utilizar su pala y empujar un poco el cable del sismómetro, el primer instrumento colocado en el suelo a más de metro y medio del aterrizador. El brazo mide dos metros.

El objetivo es conseguir que el sismómetro pueda obtener la señal más limpia posible mientras escucha los 'marsquakes', eventos sísmicos similares a los terremotos en la Tierra.

Hace unos días, la cámara a bordo de InSight mostraba las pruebas exitosas del brazo robótico abriendo y cerrando su garra para atrapara un objeto, una versión marciana del juego del vaso y la pelota.

InSight llegó a Marte el 26 de noviembre. Es la primera misión que mira profundamente debajo de la superficie marciana, estudiando el interior del planeta midiendo su producción de calor y escuchando sus temblores. Utilizará las ondas sísmicas para desarrollar un mapa del interior profundo del planeta.

El conocimiento resultante sobre la formación de Marte nos ayudará a comprender mejor cómo fueron y se crean otros planetas rocosos, incluida la Tierra.