Junichi Nabeshima, Yamen Saraiji y Kouta Minamizawa, de la Universidad de Keiō se inspiraron, para su nuevo proyecto, en los animales que tienen cola para crear el 'Arque'.

El 'Arque' es una cola robótica frabricada a partir de vérteberas de plástico y está pensada para potenciar en las personas el control de la gravedad. Estos investigadores tomaron como referencia a la cola del caballito de mar, por su capacidad de deformarse y comprimirse.

Siguiendo esta línea, han logrado diseñar un apéndice artificial de capaz de moverse en ocho direcciones. Además, su tamaño puede variar en función de cada persona.

Los investigadores realizaron este proyecto con un doble objetivo. El primero, mejorar el equilibrio en las personas: "La fuerza generada por el balanceo de la cola puede cambiar el centro de gravedad del usuario. Un sensor colocado en la parte superior del cuerpo del usuario estima el centro de gravedad y mueve la cola en función de este", explican.

El segundo, es emplear la cola robótica en espacios de realidad virtual. En ese sentido, la labor del 'Arque' es descompensar nuestra estabilidad, ayudando al resto de las partes del cuerpo a ganar fuerza.

Por ejemplo, en uno de sus experimentos, los investigadores situaron la cola en la espalda de un colaborador. Sometieron al hombre a una máquina de realidad virtual que simulaba fuertes vientos. Así, la Universidad de Keiō apreció que la 'Arque' se movía para desequilibrarle como lo haría un fuerte vendaval.