Conocí a María (@mariaortiz790) en mis comienzos de Instagram. El 22 de septiembre de 2016 María se puso en contacto conmigo para preguntarme por mi pelo y por la peluquería a la que acudía habitualmente. Al poco tiempo de hablar conmigo le diagnosticaron cáncer de mama.

Gracias a Dios, María ha podido superar y vencer esta enfermedad, no sólo por ser una mujer fuerte y luchadora, su hija Paula fue un gran motivo por el que luchar y sonreír durante esa batalla. A día de hoy la vida ha querido recompensarla y le ha dado una nueva oportunidad para ser mamá.

Quiero terminar dándote las gracias una vez más y diciéndote estas palabras que seguramente te suenen demasiado: Y ahora princesa, ya puedes ponerte la corona y quitarte la armadura porque la vida te puso a prueba, pero ya le has demostrado de lo que estas hecha.