Miguel Bosé y Nacho Palau tomaron caminos separados hace un año. La pareja ponía punto y final a su relación tras 26 años juntos y el principal problema llegaba a la hora de decidir sobre la custodia de sus cuatro hijos.

Y es que aunque todos han nacido por gestación subrogada en Estados Unidos, dos de ellos son biológicos del cantante y los otros dos de su expareja. De ahí que cuando se separaron, Bosé se quedase en México con Tadeo y Diego, y Nacho se trasladara a casa de su madre en un pueblo de Valencia con Ivo y Telmo.

Pero desde entonces Palau ha estado luchando por la doble filiación para que ambas parejas de hermanos sean reconocidos por la otra parte de la pareja, algo con lo que Bosé no estaría de acuerdo.

Aun así con la llegada del período vacacional el artista ha viajado a España con sus dos hijos y ya han estado juntos a sus hermanos. Sus encuentros han sido privados ya que sus padres quieren mantener a sus hijos en la mayor privacidad posible.

Pero no será hasta finales de año cuando se dicte una sentencia sobre la demanda de doble filiación, que supondrá un precedente en España ya que no se sabe si la justicia determinará que tanto Bosé como Palau son padres legales de los cuatro o si se solo se pronunciará sobre la relación que deben mantener los niños, ya que la legislación no ofrece soluciones claras.

Seguro que te interesa...

Francisco Rivera revela detalles del bautizo de su hijo Curro