Tras el llamamiento que hizo Thomas Markle a la reina Isabel II pidiéndole ayuda para que haga algo con la mala situación que está viviendo con su hija Meghan Markle, la Reina se ha enfadado con la Duquesa de Sussex porque no le ha hecho caso y ahora la familia Markle no para de hacer negocio a su costa.

La estrategia de Meghan era ignorarlos a todos para tenerlos callados, cosa que no ha ha funcionado porque Thomas Markle no para de conceder entrevistas, la reina Isabell II optaba por la opción del diálogo y llegar a un acuerdo.

Sin embargo, fuentes cercanas a los Duques de Sussex confirman que la mujer de Harry tiene la esperanza de reconciliarse con su padre y de que todo se solucione. Por lo que se están planteando hacerle caso a la Reina y seguir su consejo y estrategia.