Una vez terminada la ceremonia religiosa en la que el príncipe Harry y Meghan Markle se han convertido en marido y mujer, los recién casados han salido del templo agarrados del brazo para protagonizar poco después uno de los momentos más esperados, el primer beso de los novios.

El momento ha sido muy tierno y romántico, la pareja se ha mirado a los ojos ante todos los presentes y se han fundido en un cómplice beso. Acto seguido se han escuchado los vítores y gritos de la multitud celebrando esta muestra de amor.

La reina Isabel II concedió esta mañana el título de duque de Sussex a su nieto y, en consecuencia, Markle se ha convertido a su vez en duquesa al casarse con el príncipe Enrique, así como en "su alteza real".