Una de las polémicas más sonadas de la boda entre Meghan Markle y el príncipe Harry ha estado protagonizada por el padre de la Duquesa de Sussex, Thomas Markle. Antes del enlace se anunciaba que finalmente su progenitor no podría asistir al evento siendo entonces el príncipe Carlos quien acompañara a Meghan al altar.

Uno de los motivos que se ha dado es porque Thomas se ha sometido a una cirugía cardíaca y, por problemas de salud, no podía asistir. Aunque también se ha comentado que su padre tenía pactadas unas fotografías con un paparazzi el día del enlace.

Ahora, el padre de Meghan ha roto su silencio para 'TMZ' en las que dice: "El servicio fue precioso y es historia. Siempre lamentaré no haber estado allí y no poder sostener la mano de mi hija", comenta.

Para añadir: "Mi bebé es ahora una duquesa y la quiero mucho", a quien le envió un mensaje el día del enlace diciéndole lo mucho que la quería.

"Cuando ves a tu hija casarse, cada pensamiento pasa por tu mente, cada recuerdo desde el primer día que nació, la primera vez que la sostuve…", sigue contando.

Para después desearle que disfrute mucho de su viaje de novios: "Ahora espero que disfruten de su luna de miel, que descansen y se relajen".

Por último ha hablado sobre todas las polémicas relacionadas con sus hijos respecto a Meghan a lo que resalta: "Quiero que todos mis hijos y familiares se callen y dejen de comentarlo todo".