Meghan Markle se despide definitivamente de su carrera como actriz por amor. Después de 7 años y 7 temporadas interpretando a la abogada Rachel Zane en la serie 'Suits', el papel del su vida, la actriz ha comunicado a los productores de la serie que abandona su trabajo. Y no es que no le guste su trabajo, todo lo contrario, pero Meghan sabe que no puede ser actriz y duquesa real al mismo tiempo. Sin embargo, ''está feliz de hacer este sacrificio profesional'' y entiende que es necesario si quiere casarse con el Príncipe Harry.

Por otro lado, hace tiempo que la americana hace importantes labores sociales y filantrópicas así que no le resultará nada extraño cuando tenga que encargase de esas tareas de manera oficial y representando a la Familia Real Británica. ''Realmente disfruta con su trabajo de caridad con UNICEF y ampliará sus compromisos de caridad cuando se convierta en una realeza a tiempo completo'', asegura una fuente cercana a la actriz.

Después de un año y medio de relación, todo está listo para una nueva boda real. Sólo falta que la pareja confirme el compromiso.