La semana pasada Robbie Williams recogía el premio como Icono Musical en los Attitude Awards celebrados en Londres y mientras lo entrevistaban en la alfombra roja hizo unas declaraciones muy reveladoras donde confesaba que se había sometido a algunos retoques estéticos de los que se arrepentía.

"Me han hecho algunos rellenos, algo de bótox, y me he hecho algo en el mentón, lo que significa que no puedo ni mover mi jodida frente", comentaba con total naturalidad.

A lo que añadía que se preocupa bastante por su aspecto físico sobre todo desde que ha retomado s carrera con el último disco que acaba de sacar: "Cada vez que entro en el estudio, estoy bajo la presión de: ‘Vuelves, estás grabando un álbum, más vale que sea un éxito, tienes 42 años, estás gordo, tus ojos están caídos, ve y escribe un estribillo mejor".