Desde que Selena Gomez anunció que cancelaba su 'Revival World Tour' por Europa y Canadá, muchos seguidores y amigos de la cantante le han mostrado su apoyo en las redes sociales. Sin embargo, quien fue su ex hace años, Justin Bieber, ha permanecido ajeno a la enfermedad de Gomez.

Según ha informado el portal de noticias HollywoodLife.com, el principito del pop prefiere centrarse en su propio tour, en su romance con Sofia Richie y se ha mostrado completamente impasible ante la cancelación de la gira de Selena y los motivos que le han llevado a tomar esa decisión (el Lupus).

Mientras que todo esto ocurre, la intérprete de 'Kill em with Kidness' se encuentra rodeada de su familia y amigos, alejada de las redes sociales y de los escenarios, para enfrentarse al Lupus, la enfermedad que según ha confesado ella misma le ha provocado: "Ansiedad, ataques de pánico y depresiones".

Hace unas semanas, la expareja protagonizó una tremenda disputa en Instagram que giraba en torno a la relación del intérprete de 'Sorry' con la hija de Lionel Richie. Sin embargo, luego fue Selena quién pidió disculpas públicamente y admitió que se había equivocado. Poco parece importarle a Bieber lo que diga su ex, y prefiere demostrar su amor a su nueva pareja.