Parece que Katy Perry ha vuelto con ganas de gastar bromas molestas a sus compañeros de profesión. La cantante lanzó mensajes que han sido considerados de mal gusto en su paso por la alfombra roja de la gala de los Grammy, donde reaparecía después de más de un año alejada de la vida pública.

Katy Perry brilló sobre el escenario con la primera interpretación de su última canción, 'Chained to the Rhythm', pero los mensajes que dedicó a Britney Spears sobre la alfombra roja han hecho que su reaparición esté marcada por una gran polémica. Cuando le preguntaron por el abandono de los escenarios durante algo más de un año, la cantante decidió responder atacando a Britney.

Katy aseguró que lo había hecho para evitar problemas de salud mental, a lo que añadió: "Y me ha ido genial. ¡Aún no me he rapado la cabeza!", comentario con el que hizo alusión a los problemas de Spears, por los que acabó cortándose su larga melena rubia después de un tiempo de rehabilitación en 2007. Pero eso no fue todo, y es que la cantante atacó de nuevo a su compañera cuando le preguntaron por su nuevo look, con una melena bob en rubio, color que no había llevado nunca antes.

"Era el último tono en toda la gama de colores que me quedaba. He probado todos los otros y lo único que me queda por hacer ya es raparme la cabeza, pero eso lo estoy reservando para cuando me dé una crisis nerviosa a la vista del mundo entero. Estoy preparada y tampoco estoy muy lejos de que me suceda", respondió.

Estos comentarios han sentado fatal a los seguidores de ambos, que rápidamente han hecho eco de ellos en las redes sociales. Además, han alegado que no es un buen momento para atacar a Britney, pues tanto ella como su familia están atravesando momentos muy complicados debido al delicado estado de salud de su sobrina, Maddie, de tan solo 8 años, que sufrió recientemente un accidente y tuvo que ser ingresada de urgencia.

Imagen no disponible | Atresmedia