Sophie Turner, Sansa en ?Juego de Tronos?, ha revelado que lleva años sufriendo ansiedad y depresión. La principal razón ha sido su personaje en la exitosa serie ya que no llevó bien el escrutinio constante al que le sometían por su papel.

Las constantes críticas a Sansa en redes sociales hicieron mella en ella y no supo llevarlo bien: ?Simplemente me lo creía. Yo decía ?sí, tengo pecas. Estoy gorda. Soy una mala actriz?. Simplemente me lo creía. Iba al departamento de vestuario a decirles que me estrechasen el corsé un montón de veces. Me volví muy maniática conmigo misma?, reveló la actriz en el podcast Phil in the Blanks.

Estas inseguridades la llevaron a querer estar completamente sola ya que se sentía muy desmotivada: ?La sensación de soledad empeoró por el hecho de haber elegido mi carrerea en vez de ir a la universidad como el resto de mis amigos o mis dos hermanos. No tenía motivación para hacer nada ni para salir. Ni tan solo quería ver a mis amigos. No salía ni iba a comer con ellos?, ha declarado.

Y lo pasó mal, muy mal: ?Tan solo lloraba y lloraba y lloraba mientras me cambiaba y me ponía la ropa. Me decía ?No puedo hacer esto. No puedo salir fuera. No hay nada que me apetezca hacer??.

Según sus palabras, su mayor reto era salir de la cama y salir de su casa día tras días y, sobre todo, ?aprender a quererme a mí misma?. Asegura que lleva combatiendo sus problemas mentales desde que tenía 17 años y que en algún momento incluso llegó a pensar en el suicidio: ?Es raro. Diría que no tenía depresión cuando era más joven pero solía pensar un montón en el suicidio. Sin embargo, no sé por qué?.