Nicolas Sarkozy y Carla Bruni han sido los protagonistas de la nueva portada de la conocida revista Paris Match, un hecho que debería haber pasado sin mayor trascendencia, de no ser porque el que fuera presidente de Francia aparenta en la imagen escogida ser mucho más alto que su mujer.

Y dado que Carla mide 1,75 metros, recordemos que en el pasado fue modelo, y le saca casi una cabeza a su marido, que mide tan solo 166 centímetros, los rumores sobre un posible retoque fotográfico han ido cobrando cada vez más fuerza. Sin embargo, todo parece tener una sencilla explicación, ya que como el propio medio se ha encargado de aclarar en un comunicado que Sarkozy no fue retocado en la imagen, sino que simplemente se encontraba en un escalón algo más alto.

"Durante la sesión, realizada a finales de junio, la pareja fue fotografiada por Sébastien Valente en varios lugares de su casa de París, incluso en la escalera exterior, como se puede ver en las imágenes publicadas en la revista. Nicolas Sarkozy se encontraba, en la imagen elegida para la portada, en un escalón más alto que en el que estaba su esposa", han informado desde la publicación.

En el vídeo te mostramos esta comentadísima portada.