Kendall Jenner está envuelta en una polémica. Y no, esta vez no ha sido a causa de algún drama familiar. La modelo ha sido acusada de no tener una pizca de solidaridad tras haber huido después de que su perro atacase a una menor en la terraza del restaurante Beverly Glen Deli en Los Ángeles.

Según ha informado el portal TMZ, la madre de la menor que ha sido atacada ha contado que la mayor de las Jenner estaba comiendo con su novio Ben Simmons en el restaurante cuando al parecer, el perro se acercó a la niña que estaba comiendo un helado y la mordió sin ningún motivo.

La madre de la pequeña rápidamente pidió al servicio del restaurante hielos para su hija ya que la herida no era grave. Pero cuando se quiso acercar a Kendall y a su novio para advertirles de que tuvieran cuidado con el animal, la modelo y el jugador de la NBA huyeron con su mascota rápidamente. Una actitud que molestó mucho a la madre de la menor que llamó a la policía para denunciar el ataque del animal a su hija.

Una fuente cercana a Kendall se ha puesto en contacto con TMZ para afirmar que según la modelo, jamás huyó del restaurante y que el perro nunca mordió a la niña. Según la fuente, la mayor de las Jenner nunca habría abandonado el restaurante sin asegurarse de que la niña no tenía ninguna lesión física.

Kendall directamente no ha dado ninguna declaración.