A pesar de que David Eason decidiera matar a su perro, y que ello le haya costado perder la custodia de sus dos hijos, Jenelle Evans no tiene intención de dejarle.

Según ha informado una fuente cercana a la pareja al portal Hollywood.Life.com: "Jenelle no tiene intención de dejar a David y está trabajando con sus abogados para ganar este caso sea como sea".

De momento, los servicios sociales les han retirado de forma temporal la custodia de sus tres hijos; Ensley, la hija de dos años en común de la pareja, Kaiser, de cuatro años y fruto de la relación de Jenelle con Nathan J. Griffith y Maryssa, hija de David.

Hace poco salía a la luz un vídeo del pequeño Kaiser de lo más feliz junto a su padre, con quien permanecerá hasta que se solucione esta situación. Además, el otro hijo de Jenelle, de nueve años, no tiene permitido visitar a su madre.

"Jenelle no sabe qué haría sin David a su lado ahora, porque ha sido un gran apoyo para ella y se apoya en él más que nunca", continuaba explicando la fuente.