Hailey Baldwin acaba de llevarse un disgusto, y es que su matrimonio con Justin Bieber podría impedirle llevar a cabo una gran iniciativa empresarial. La joven, que tenía la ilusión de sacar a la venta su propia linea de cosméticos, algo que parece estar de moda entre las celebrities, se ha topado con un gran problema a la hora de registrar su marca.

La modelo y el cantante se casaron el verano pasado, y pocos meses después de la boda, Hailey cambió su apellido por el de Bieber, siguiendo así la costumbre anglosajona. Sin embargo, parece que esa decisión le está causando algún que otro dolor de cabeza.

Según informa The Blast, cuando la sobrina del actor Alec Baldwin quiso registrar su marca de cosméticos con el nombre de 'Bieber Beauty', esta fue rechazada por la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos debido a que su marido ya tenía patentada esa marca comercial como suya. Justin la registró en 2009 cuando lanzó su primer disco 'My World', y aparte de como trabajo musical, también lo amplió a cosméticos, champús, jabones y perfumes.

De momento, aunque la modelo ha renombrado la marca con su apellido original: 'Rhode Beauty', parece que esta no tendría tanto alcance ni renombre como con su apellido de casada, por lo que solo necesitaría el sí de Justin para poder cumplir su sueño.

No cabe duda de que el artista le concederá ese favor a su chica, ya que como bien muestran en sus redes sociales, siguen disfrutando de un feliz matrimonio y permanecen ajenos a cualquier tipo de crítica.